Local

Los frentes de la torre Pelli

Los socialistas respaldan el proyecto "más potente" de la ciudad, IU elude la discusión y el PP duda de su legalidad.

el 11 may 2011 / 18:55 h.

TAGS:

Estado actual de las obras del rascacielos de Cajasol diseñado por César Pelli.

Las obras de la torre Pelli en la Cartuja son, en plena crisis económica, como un oasis en el desierto. Cajasol ya invirtió 52 de los 311 millones que costará el rascacielos de César Pelli -con 178 metros de altura- y prevé acabarlo en 2013. Parece que el proyecto esquiva la recesión, pero ¿le afectará el 22-M? Podría ser, ya que el candidato del PP a la Alcaldía, Juan Ignacio Zoido, se alinea con la plataforma Túmbala .

Tras anunciar que revisará algunos aspectos de la licencia de la torre Pelli si es alcalde porque dicho permiso "no cuenta con todas las garantías", el aplauso de los detractores de la torre no se hizo esperar, así como la réplica socialista. Su candidato, Juan Espadas, recordó que si la torre no se levanta los sevillanos tendrán que pagar la indemnización a Cajasol y que Zoido, tras llevar cuatro años pidiendo seguridad jurídica y confianza para los inversores, ahora deja en el aire el proyecto "más potente de la ciudad". Flaco favor, a su juicio. Mientras, IU elude el debate, si bien nunca apoyó el rascacielos.

Lo cierto es que la torre diseñada por el padre de las torres Petronas encaró ya varios frentes judiciales, saliendo airosa de casi todos. Sólo uno, por la vía contencioso-administrativa, está aún pendiente de resolución y los propios demandantes no esperan tenerla antes de un año.

Túmbala presentó un recurso ante el Juzgado Contencioso-administrativo número 14 de Sevilla que pide la anulación de la licencia de obras y la Gerencia de Urbanismo, en contra, solicitó que se declare inadmisible la demanda. Se cuestiona la altura, el cómputo de la edificabilidad y las reservas dotacionales que, según la plataforma, no casan con el PGOU. Además, alegan que la licencia de obras no tiene en cuenta la previsión del Plan General sobre protección del paisaje y planes de movilidad de la zona. Por ahora, el tribunal no resolvió este pleito, pero sí hay otros cerrados.

La denuncia que los detractores de la torre de Cajasol presentaron por la vía penal no fue investigada porque el Ministerio Público no vio indicios de delito. Los ciudadanos y las asociaciones de defensa del Patrimonio que integran la plataforma en contra del proyecto defendían que la Gerencia de Urbanismo cometió un presunto delito de prevaricación al aprobar el Plan Especial de Reforma Interior.

En abril del pasado año, un auto del TSJA rechazaba el recurso de súplica planteado por Túmbala en contra de la decisión de Cajasol de proseguir con los trabajos de cimentación. No hubo, pues, paralización (a la Universidad de Sevilla le cuesta el parón de la biblioteca del Prado 10.400 euros al día). El auto era, en realidad, un mero trámite, ya que se limita a dar por válidos los motivos que la Junta dio y que fueron recogidos en otro auto anterior.

Con todo, el frente más importante que debe sortear aún la torre es el de la Unesco . El Comité de Patrimonio Mundial no incluyó el pasado verano a Sevilla en la lista de ciudades con Patrimonio en peligro ni, por tanto, retiró a la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias su sello de Patrimonio de la Humanidad, pero sigue cuestionando el proyecto de la torre Pelli. El Comité, que se reunió a finales de julio en Brasilia (Brasil) lamentó que las obras sigan adelante y pidió que "se reconsidere" el proyecto. Sin embargo, el Ayuntamiento y Cajasol informaron de que la Unesco sólo había solicitado un nuevo informe tras asumir el dictamen realizado por el Estado español.

Lo cierto es que este verano la Unesco volverá a abrir el debate sobre el impacto visual del rascacielos, mientras que la obra -imparable por ahora- avanza a buen ritmo. Ya se levanta la estructura de un edificio con unas cifras de vértigo.

  • 1