viernes, 19 abril 2019
18:46
, última actualización
Economía

Los funcionarios negociarán subidas ínfimas del salario pero no congelarlo

El Gobierno central plantea congelar el sueldo de los funcionarios con alzas por debajo del 1%. Dice que éstos han ganado poder adquisitivo en los últimos años y toca austeridad.

el 16 sep 2009 / 07:32 h.

La patronal CEOE propone que las empresas privadas apliquen subidas salariales máximas del 1% en los convenios colectivos y los sindicatos se oponen. El Gobierno central, por su parte, plantea congelar el sueldo de los funcionarios con alzas por debajo del 1%. Dice que éstos han ganado poder adquisitivo en los últimos años y toca austeridad.

Día 12 de agosto. Leire Pajín, secretaria de Organización del PSOE. "La congelación salarial para los funcionarios no está encima de la mesa en estos momentos".

Tan sólo 10 días después, la sentencia de Pajín queda en aguas de borrajas. El Gobierno quiere que los empleados de la Administración pública se ajusten el cinturón para contener el galopante déficit de las cuentas del Estado. Llamará a los sindicatos para negociarlo a partir de septiembre.

Al igual que ocurriera con la sugerencia de que se aumente el IRPF a los ricos, ha sido de nuevo el ministro de Fomento, José Blanco, quien se ha pronunciado sobre cuestiones económicas que atañen directamente a los Presupuestos del Estado, mientras que la titular de Economía y Hacienda, Elena Salgado, guarda silencio.

Blanco, en una entrevista con Europa Press, abogó ayer por establecer "niveles de contención" en los salarios de los funcionarios de cara al próximo año, sin que esto signifique, en ningún caso, "una pérdida del poder adquisitivo" de estos trabajadores.

El ministro Blanco apuntó que "sería bueno" desarrollar un diálogo "con la mirada puesta en el futuro" sobre esta cuestión, y avanzó que los sindicatos mayoritarios "están en muy buena disposición para establecer ese criterio y ese acuerdo". Explicó que los empleados públicos han visto mejorado su poder adquisitivo en los últimos meses como consecuencia de la caída de la inflación, situada actualmente en el -1,4%, aunque el Ejecutivo prevé que vuelva a tasas positivas en el tramo final del año.

El incremento salarial para los 2,6 millones de empleados públicos recogido en los Presupuestos Generales para 2009 es de un 2%, porcentaje que se eleva por encima del 3% al incorporar las pagas extra y los complementos específicos.

"Los ciudadanos no pueden perder poder adquisitivo, ni los trabajadores ni los funcionarios", señaló Blanco, quien advirtió de que la austeridad será la máxima de las cuentas del Ejecutivo para 2010. Según avanzaba ayer El País, se baraja subir los sueldos por debajo del 1%.

"Estamos en tiempos de austeridad, y por lo tanto la priorización del gasto público tendrá que hacerse en aquello que genere actividad económica y permita ayudar a los que más lo necesitan", indicó el ministro. Enlazando con esta cuestión, Blanco volvió a referirse a su propuesta de subir los impuestos a las rentas altas, al reiterar que todos tienen que contribuir "de manera singular y extraordinaria para tratar de volver a la senda del crecimiento".

En este sentido, el titular de Fomento y vicesecretario general del PSOE destacó que los propios ministros serían "los primeros que podrían contribuir con un aumento impositivo, por poner un ejemplo".

Al igual que la sugerencia impositiva tiene un encendido recorrido de controversia, el de los funcionarios no es para menos.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, afirmó ayer que la congelación salarial para 2010 podría plantearse en la próxima reunión de la mesa de la función pública, entre Gobierno y sindicatos.

Toxo, en declaraciones a la Cadena Ser, explicó aún no se ha propuesto la medida de manera oficial, y opinó que antes de tomar una decisión al respecto "habría que valorar las distintas situaciones", ya que "tampoco aquí vale lo del café con leche para todos", dadas las diferencias salariales que existen entre los propios trabajadores de la función pública.

Mientras, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Julio Lacuerda, afirmó ayer que "hay margen para negociar" los incrementos salariales de los empleados públicos para 2010, aunque advirtió al Gobierno de que rechazará cualquier propuesta para congelar el sueldo de los funcionarios que suponga una pérdida de su poder adquisitivo, si bien dijo ser consciente de la crisis.

Lacuerda cuestionó que un ministro como Blanco, al que no corresponde esta competencia, lance planteamientos aún no presentados en la mesa de negociación. Por ello, pidió un "análisis tranquilo, mesurado y riguroso".

Por su parte, el presidente del PP-A, Javier Arenas, propuso congelar otra vez los salarios de los altos cargos de la Junta de Andalucía y también de las empresas públicas como ejemplo de austeridad.

  • 1