jueves, 21 marzo 2019
20:59
, última actualización
Deportes

Los genes de una familia de triplistas

Tras los fichajes de dos estadounidenses, la tercera novedad en el Baloncesto Sevilla del próximo curso será este canterano de 18 años. Su padre ya jugó en el club en los 80.

el 12 ago 2014 / 17:37 h.

triplistas_opt Diego Gallardo y su padre posan en el parqué del pabellón de San Pablo. Foto: José Luis Montero.   Información de Javier D. Pecellín y Alberto Cabello Diego Gallardo (Sevilla, 1996) tiene un don en su muñeca, una capacidad asombrosa para encestar el balón desde más allá de los 6,75 m. El joven jugador de la cantera de Baloncesto Sevilla será la ficha número doce del primer equipo la próxima temporada. Será el segundo jugador con ese nombre y apellido que forme parte del equipo: hace 27 años, su padre también lució sus virtudes como tirador en el club hispalense. Ambos conversan con El Decano a pocos días de que el joven comience la pretemporada. Hijo: Estar en el primer equipo es una oportunidad que me ha llegado antes de lo que esperaba. Ha sido todo muy rápido. Empecé en la escuela del club a los nueve años, así que de repente dar este salto tan grande para mí supone algo que me hace muy feliz. Padre: Tenía 9 años, era altote y cuando volvimos a Sevilla me pidió entrar en la escuela del club. La idea de su madre y la mía era que se enganchara a un deporte. No es tan fácil como poner al niño a jugar, exige un sacrificio. Hay que llevarlo y luego recogerlo de los entrenamientos de lunes a viernes y luego los partidos del fin de semana. H: De pequeño no tenía predilección por ningún deporte. Poco a poco me fue gustando más hasta día de hoy que es una de las cosas que más me gusta hacer: jugar al baloncesto. P: He sido crítico y realista. Sé que desde pequeño tenía maneras. Destacaba allí donde jugaba, pero siempre con los pies en el suelo. En las fichas de los partidos que salen en los periódicos, jugadores españoles hay muy pocos. Yo he pasado por ello también. He sido más crítico que la madre. El segundo año de cadete quizá fue el momento en que pensé que podría tener la oportunidad. Porque lo que tiene ahora es eso, una oportunidad nada más. H: Yo siempre cuando era pequeño lo que hacía era tirar porque me divertía. Al ir pasando los años ya teníamos entrenamientos específicos y a lo que más tiempo le dedicaba era al tiro. Más información en las páginas de El Decano Deportivo.

  • 1