Economía

Los gurús económicos dan un traspié tras el frenazo económico

La situación económica actual no invita al optimismo y esto se hace patente en las previsiones que los centros de estudios especializados y los organismos oficiales realizan de cara a fin de año, que cambian constantemente. Todos apuntan a una moderación del crecimiento. (Foto: El Correo).

el 15 sep 2009 / 02:12 h.

La situación económica actual no invita al optimismo y esto se hace patente en las previsiones que los centros de estudios especializados y los organismos oficiales realizan de cara a fin de año, que cambian constantemente. Ante la situación de incertidumbre, todos apuntan a una moderación del crecimiento.

La tónica de crecimiento no parará, pero ni mucho menos al ritmo que lo ha hecho la economía en los últimos años. La coyuntura actual ha llevado a la mayor parte de instituciones públicas y privadas que hacen previsiones sobre la economía a moderar sus predicciones para este año, ya que la situación de incertidumbre mundial, con la crisis financiera y, en un ámbito más cercano, el frenazo inmobiliario, no da tregua.

El único que no se baja de sus previsiones es el vicepresidente económico del Gobierno en funciones, Pedro Solbes, que mantiene el ritmo de crecimiento para España en el 3,1%. Fue en diciembre cuando hizo esta predicción, que no revisará posiblemente hasta antes de verano, aunque ya entonces rebajó la cifra barajada por el Ejecutivo para el presente año, que en verano de 2007 era del 3,3%.

En cualquier caso, cierto es que el gabinete de Solbes dio en el clavo cuando hizo su previsión de cierre del pasado año. Situó la cifra de subida del Producto Interior Bruto (PIB) en el 3,8%, una décima menos que en 2006, y no se equivocó. Sin embargo, otros, como la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), tuvieron que ir ajustándose al alza a medida que pasaba el año. Desde el 3,1% que preveía a mediados de 2006 al 3,8% de poco antes de cierre de año.

Ahora la situación se presenta a la inversa. Precisamente Funcas publicó ayer sus predicciones de cierre de 2008 para el PIB español, al que auguró un crecimiento del 2,5%, dos décimas menos de lo que reflejaba su último panel de previsiones.

La causa, según Funcas, es que la aportación de la demanda nacional al crecimiento descenderá hasta tres puntos porcentuales, mientras que la correspondiente a la demanda externa aumentará hasta cinco décimas negativas. Además, la inversión en bienes de equipo se moderará de forma notable con respecto a 2007 hasta registrar un crecimiento del 5,9%, mientras que la inversión en construcción caerá el 0,1%.

Pero ésta no es la única previsión que pinta un horizonte más leve de crecimiento para España. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), rebajó en diciembre su predicción anterior para el país en dos décimas, hasta situarla en el 2,5% (como ahora marca Funcas), un descenso argumentado por la caída del sector de la construcción.

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo el pasado otoño en siete décimas la previsión de crecimiento para España en 2008, que quedó entonces en el 2,7%. Hace apenas una semana, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, recalcó el "súbito empeoramiento" del horizonte global, después de que en enero redujera en cuatro décimas, hasta el 4,1%, el crecimiento mundial, una previsión que bajará, según sus palabras, y que deja claro que la desaceleración no afecta sólo a España. Bruselas tampoco se queda atrás y rebajó su previsión el pasado febrero tanto para España (en tres décimas, hasta el 2,7%) como para la Zona Euro (en cuatro décimas, hasta el 1,8%).

  • 1