Deportes

Los helenos en busca de su oportunidad mundialista

La conquista de la Eurocopa de Portugal 2004 es el amparo que alienta la presencia de Grecia en cada gran torneo y el ejemplo a seguir en Sudáfrica, la segunda participación mundialista de la historia del equipo heleno, que afronta ocupado por traspasar su repercusión más allá del Viejo Continente.

el 08 jun 2010 / 12:49 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador:
Ottö Rehhagel (Alemania)

Capitán: Giorgos Karagounis (33 años, Panathinaikos)

Palmarés: Campeón de la Eurocopa en 2004

 

El factor sorpresa con el que contó en aquél campeonato europeo, unido a los argumentos que describen sus armas, le presentan como uno de los adversarios más incómodos de encarar.

La fortaleza, el orden y la disciplina, unido a su espíritu de lucha en la defensa de los colores, supone una seria advertencia para cada uno de sus adversarios.

Grecia, que desperdició el eco futbolístico de la Eurocopa con la eliminación en la fase de clasificación para Alemania 2006, pretende en Sudáfrica retomar el camino internacional.

Ubicado en el Grupo B, tiene fijadas sus miras en el segundo lugar, por detrás de la favorita Argentina, para progresar en la competición y hacer historia. Nigeria y Corea del Sur, que completan el cuarteto, se advierten como directas rivales. Sin rehuir la pelea contra el equipo sudamericano. No hay rival que atemorice el ánimo heleno.

El conjunto griego carece de tradición en el Campeonato del Mundo. En Uruguay 1930 no participó. Cuatro años más tarde, en Italia 1934, se retiró durante la ronda clasificatoria a cambio de la construcción de una sede para la Federación. En Francia 1938 no logró el pase y en Brasil 1950 no accedió. Tampoco lo consiguió desde Suiza 1954 a Francia 1990.

Fue en Estados Unidos 1994 donde por fin alcanzó la fase final de un Mundial. Su presencia, sin embargo, fue testimonial. No logró un sólo tanto ni punto alguno. Terminó en el último lugar tras abandonar el torneo a las primeras de cambio.

Después, fue eliminado, sin opción, de las fases finales de Francia 1998, de Corea y Japón 2002 y de Alemania 2006.

De la mano del alemán Otto Rehhagel, el artífice del éxito en la Eurocopa de Portugal, ha encontrado un lugar entre los grandes. El preparador de Essen, de 71 años, que tomó las riendas del combinado griego en el 2001, se convertirá en el entrenador que más tiempo ha estado en el banquillo de Grecia en toda su historia.

Rehhagel mantiene la fe en la vieja guardia. Aquellos que llevaron al bloque heleno al gran éxito futbolístico. Pendiente de dar paso a las nuevas generaciones.

Theofanis Gekas, del Hertha Berlín, es su hombre gol. Anotó diez tantos en la ronda de clasificación. Un tanque al uso. Mientras, el zaguero del Liverpool Sotiris Kyrgiakos, el meta del PAOK Salónica Kostas Chalkias, el delantero Angelos Charisteas, del Nuremberg, son los pesos pesados de este equipo griego que sueña con llegar lejos en Sudáfrica 2010.

No obstante, es en la portería donde el preparador germano ha dado síntomas de dudas. Apostó inicialmente por Chalkias. Pero en los cuatro últimos partidos fue apartado de la titularidad. El meta del Panathinaikos Alexandros Tzorvas se hizo con el puesto. Incluso en los decisivos partidos de repesca ante Ucrania.

Menos indecisión le ofrecen el resto de líneas. Rehhagel ha mantenido la fe en el zaguero Avraam Papadopoulos y Giorgos Seitaridis, ex Atlético Madrid, del Panathinaikos, base de la selección. Junto a los zagueros Sotirios Kyrgiakos, del Liverpool o Christos Patsatzoglou y Vasilis Torosidis, del Olympiacos.

Igualmente, los centrocampistas Georgios Karagounis y Konstas Katsouranis, del Panathinaikos. Y las combinaciones se amplían en el ataque, donde cuenta con el veterano Charisteas, el atacante del Panathinaikos Dimitris Salpigidis, héroe heleno tras la clasificación, Giorgos Samaras, del Celtic Glasgow, o Theofanis Gekas, del Portsmouth.

A pesar de no brillar en la fase de clasificación, Grecia llegó a tiempo para lograr el pasaje a Sudáfrica en la repesca, donde superó con solvencia a Ucrania. Ganó siete encuentros en la fase de grupos, empató tres y perdió solo dos, lo que desvela la dificultad del conjunto heleno para ser superado.

  • 1