Local

Los hermanos mayores de hoy

No, se equivocan; si se creen que los voy a poner de chupa de domine, yerran profundamente; todo lo contrario, lo que voy a decir es que los de ahora son iguales o incluso mejores que los de los años sesenta o antes.

el 14 sep 2009 / 22:54 h.

No, se equivocan; si se creen que los voy a poner de chupa de domine, yerran profundamente; todo lo contrario, lo que voy a decir es que los de ahora son iguales o incluso mejores que los de los años sesenta o antes. Me explicaré: ha cambiado la sociedad, han cambiado las costumbres, en dos palabras, ha cambiado la vida y, por ello, los hermanos mayores de hoy (al igual que los lanzadores de cuchillo, las amas de leche o las monjas) son (tienen que serlo) distintos a los de hace cuarenta años. Es que el de la cofradía de mi barrio tiene un negocio que ni te cuento, es que el de la tuya va por la tercera perica, es que el de mía estuvo procesado. Mire usted, ¿le consra con certeza lo que está diciendo?, ¿le consta que entre los hermanos mayores de los sesenta y setenta no había algún especulados, adúltero o inmerso en algún procedimiento judicial? Si le consta, me desdigo de todo lo que escribo, pero si no, me afirmo y ratifico.

El ambiente, más materialista que espiritual, la formación de los jóvenes, más científica que religiosa y, lo peor, el ejemplo de muchos maestros jefes, padres, hermanos, sacerdotes, etc hace verdaderamente valioso y arrojado que un señor (que sí que podrá ser todo lo vanidoso y figurón que quiera) ofrezca cuatro (más no, por favor) años de su vida a una hermandad en la que tarde o temprano disgustos, problemas o roces le vendrán en cantidad.

José María Font Ortiz es abogado

  • 1