miércoles, 24 abril 2019
14:38
, última actualización
Local

Los impagos de hipotecas y deudas colapsan los juzgados

La jurisdicción Civil es la que acumula más sentencias pendientes de cumplir. El sindicato CSI-CSIF pide la creación de nuevos juzgados y el aumento de la plantilla.

el 01 may 2010 / 17:06 h.

TAGS:

El caso Mari Luz destapó una triste realidad de los juzgados sevillanos: el elevado número de sentencias que no ha llegado a ejecutarse. Sin embargo, esta dramática situación, que lejos de haberse solucionado no deja de crecer, no es un hecho aislado de los juzgados de lo Penal, sino que es más grave aún en los juzgados de Primera Instancia, especialmente tras la grave crisis económica que ha provocado que en tan sólo tres años estos juzgados hayan acumulado 10.000 sentencias por cumplir.

Tanto el juez decano, Federico Jiménez Ballester, como los sindicatos vienen denunciando la caótica situación de estos órganos judiciales debido a la crisis, ya que se han visto inundados de reclamaciones de deudas y ejecuciones de hipotecas, entre otros asuntos. Jiménez Ballester ya expuso esta situación en su memoria anual, en la que reclamaba 28 juzgados de Primera Instancia, pues los actuales "están trabajando un 130% por encima de lo que marca el módulo" de trabajo del CGPJ. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en su memoria de 2009 también reconoce la saturación de estos órganos judiciales, pero sólo recoge la necesidad de crear cinco nuevos.

Según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), los 22 órganos de esta jurisdicción en Sevilla cerraron 2009 con 29.254 sentencias por cumplir, lo que supone 17.000 más que los juzgados de lo Penal, que acabaron el año con 12.261. Una cifra que se ha disparado con respecto a 2008, cuando finalizaron con 19.401. El incremento de las ejecutorias ha ido en aumento en estos juzgados de forma proporcional a la crisis. En el año 2005, estos juzgados tenían pendientes de ejecución 19.862 sentencias. Al año siguiente, la cifra era prácticamente igual: 19.968 ejecutorias. En 2007, en cambio, la cifra ya comenzó a elevarse con 21.067, aunque nada que ver con los 24.431 del año 2008. Además, a las sentencias pendientes de los órganos de la capital, hay que sumar las de los juzgados de la provincia, que suponen otras 23.911.

Aunque, como explica el decano de los jueces, tras estos casos "no hay personas privadas de libertad o con una condena pendiente de cumplir por un caso grave", sí es cierto que tras estas ejecutorias "hay personas pendientes de cobrar un impago" o casos similares.

El sindicato CSI-CSIF también se ha hecho eco de esta situación y por eso reclama la creación de nuevos juzgados y la ampliación de la plantilla. El sindicato estima que en 2010, de seguir el ritmo de crecimiento de demandas, se terminará con "960 demandas más que el año pasado, una cifra verdaderamente espectacular". Por ello reclama un aumento de personal, pues la plantilla "no se ha visto proporcionalmente incrementada" al número de asuntos que ha recibido. Según el CSI-CSIF la "expresión gráfica clarísima" de los problemas que sufren estos órganos judiciales son "los problemas de espacio que existen en las oficinas judiciales por el dramático incremento de expedientes".

El sindicato también destaca que tras la "catástrofe" de esta jurisdicción, "la de nuestra vida diaria", no sólo está la gran cantidad de trabajo al que debe hacer frente cada juzgado, sino que hay que pensar "en la ciudadanía, en el hombre de a pie, al que lo que le interesa no es tener una magnífica sentencia, sino obtener un pronunciamiento y, sobre todo, que éste pronunciamiento se ejecute". De hecho, insiste en que para el ciudadano "lo más tortuoso de la Justicia no es necesariamente conseguir una sentencia, sino lograr que esa sentencia se cumpla y ejecute".

Las reclamaciones por los salarios suben

Las estadísticas del Decanato de Sevilla sobre el primer trimestre de este año dejan vislumbrar una leve mejoría en los juzgados de lo Social, que, en cambio, no tiene su equivalente en los de Primera Instancia.

Los despidos han sufrido una leve bajada entre enero y marzo si se comparan con los datos del mismo periodo de 2009. Así, frente a los 1.287 que se registraron el año pasado, en 2010 se han contabilizado 1.058. En cambio con las reclamaciones de cantidad -demandas por los sueldos impagados- el efecto es el contrario. De las 1.211 que se contabilizaron en 2009 se ha pasado a 1.661, de ahí que los profesionales de la Justicia crean que aún es pronto para detectar una mejoría de la economía con los datos judiciales.

De hecho, en los juzgados de Primera Instancia no son nada optimistas. Aunque los juicios por reclamaciones de pequeñas cantidades sí han descendido, no lo han hecho los de grandes deudas, con 900 más que el año pasado, y eso en sólo tres meses. Tampoco han descendido los desahucios, sino que han aumentado: 316 frente a 478. Las ejecuciones hipotecarias se mantienen estables, pues sólo se han rebajado levemente: de las 475 de 2009 a 439.

  • 1