Local

Los imputados por el robo de la droga culpan al jefe de laUdyco

Dicen que hicieron los paquetes para tender una trampa a unos narcos. La defensa del ex jefe de la unidad antidroga asegura que es "estrategia de las defensas".

el 12 may 2010 / 10:11 h.

TAGS:

El agente imputado, a la derecha, junto con su supuesto cómplice, ayer en los juzgados.

El agente imputado por el robo de 154 kilos de droga en la Jefatura, Lars S.M., y su supuesto cómplice, M.A.N, se retractaron ayer de sus declaraciones, culpando ahora del mismo al ex jefe de la Udyco -la unidad antidroga- Francisco Tarifa. Los dos acudieron al Juzgado de Instrucción 19, para tener un careo, aunque acabó convirtiéndose en una declaración conjunta.

A los seis meses de su detención, Lars dijo ante la juez que fue Tarifa -imputado junto con dos agentes de la Udyco por supuestamente conocer el robo y no denunciarlo- quien le encargó que hiciera los paquetes simulando los alijos, que servirían para cambiarlos por los originales. Según el agente, el ex jefe de la Udyco le dijo que los necesitaba para tender una trampa a unos narcos, en una operación que estaban llevando a cabo con la unidad de Madrid. Una petición que le hizo en dos ocasiones, pero de las que el ex policía no pudo precisar fecha alguna ni tampoco el nombre de la operación.

Lars aceptó con la única recompensa de obtener "los favores" del jefe. Según explicó, le pidió ayuda a Lolo, quien corroboró este extremo ante la juez. Él y su mujer, que también se encuentra en prisión por estos hechos, elaboraron los paquetes y se los entregaron a Lars, que quedó con Tarifa para dárselos en un quiosco frente a la Jefatura de Blas Infante. El transporte hasta allí lo hizo la primera vez en un Wolksvagen Passat y la segunda vez en un turismo del que no recordaba la marca. El agente y su socio dijeron que sólo se limitaron a entregar los paquetes y que desconocían lo que pasó con ellos.

Los dos también coincidieron en que sufrieron "presiones" por parte de Asuntos Internos, que fue la que se hizo cargo de la investigación. Lars aseguró ayer que si declaró fue porque tenía a su mujer "llorando en el calabozo", mientras que Lolo dijo que un agente le prometió que si confesaba su mujer no iría a la cárcel. Los dos contaron una versión distinta y en la que no aparecía Tarifa, según dijeron, por miedo.

Antes de declarar los dos imputados ya habían culpado de los hechos a Tarifa ante la prensa. Esposados dijeron a los periodistas, mientras esperaban en el despacho de la juez, que son "dos cabezas de turco". "Preguntarle a Tarifa por qué estamos aquí", dijeron al grupo de periodistas. "Él es el único que lo sabe y él es el que tenía la única llave", aseguraron muy indignados. Lolo también tuvo un encontronazo con un agente de Asuntos Internos, al que increpó porque, según dijo, fue el que le prometió que su mujer no iría a prisión si él confesaba su participación.

«Es falso. Se trata de una maniobra de las defensas»

La abogada del ex jefe de la Udyco, María Ponte, dijo ayer a los periodistas que esta declaración es "absolutamente falsa y responde a la estrategia de las defensas para convertir una acción ilegal en legal por orden de un superior". La letrada dejó muy claro que la declaración "carece de credibilidad". Ponte destacó que no han sido capaces ni de precisar fecha ni muchos detalles por los que han sido preguntados.

Tanto ella como los abogados de las defensas van a solicitar a la magistrada del caso una ampliación de la declaración de ambos imputados, a la vista de la nueva versión que han ofrecido. La letrada también explicó que ha pedido una visita de la comisión judicial a los calabozos para comprobar in situ las carencias de seguridad del calabozo donde se custodia la droga en la Jefatura. La juez ha admitido la solicitud de la abogada y tendrá lugar el 11 de junio. Ayer también declaró una agente de Policía Científica que confirmó la presencia de varias huellas en los paquetes.

  • 1