Local

Los imputados por el Yak-42 niegan que recibieran quejas

Los militares imputados por el accidente del Yak-42 negaron que hubiesen recibido quejas sobre el mal estado de los aviones, pero fueron más allá y aseguraron que "las cosas se estaban haciendo bien" y que hubo hasta un informe favorable.

el 15 sep 2009 / 06:50 h.

TAGS:

Los militares imputados por el accidente del Yak-42 negaron que hubiesen recibido quejas sobre el mal estado de los aviones, pero fueron más allá y aseguraron que "las cosas se estaban haciendo bien" y que hubo hasta un informe favorable.

El máximo responsable del Ejército en el momento del accidente del Yak-42, Antonio Moreno Barberá, afirmó ayer al juez que no había motivos para dudar de la seguridad del avión, porque las cosas se estaban haciendo bien.

El que fuera Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) entre 2000 y 2004 declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska en relación con las presuntas deficiencias en la contratación del avión que se estrelló en Trebisonda (Turquía) el 23 de mayo de 2003, con 62 militares a bordo, una causa en la que está acusado junto a otros cuatro altos mandos militares de un delito de imprudencia grave con resultado de muerte.

A él en concreto, que era el máximo responsable de las misiones militares en el exterior, los familiares de los 62 militares fallecidos le responsabilizan de no haber hecho nada a pesar de conocer las quejas sobre el mal estado de los aviones que se utilizaban en estas operaciones.

Según su abogado Joaquín Rodríguez, el militar, que compareció durante más de una hora ante el juez, aseguró que "no había motivo alguno para dudar de la seguridad del avión" porque había volado en tres ocasiones antes del accidente y "no hubo ningún parte relativo a la seguridad" sino un informe "favorable" sobre un viaje que hizo.

Tras Moreno, Grande Marlaska interrogó durante una hora al ex Jemacon Juan Luis Ibarreta, que inició los contratos con la agencia de la OTAN Namsa para el alquiler de las aeronaves que trasladaban a las tropas, y quien subrayó que "volverían a actuar igual", incluido el mismo sistema de vuelos "que se venía haciendo".

También dijo al juez que se optó por realizar los vuelos a través de Namsa en lugar de recurrir a la Ley de Contratación del Estado porque ofrecía "flexibilidad" y asumía "un riesgo y una responsabilidad" que ninguna otra compañía comercial estaba dispuesta a correr.

  • 1