Local

Los 'indignados' recuperan la plaza de Catalunya tras la retirada de la policía

Impidieron el paso a los camiones de la limpieza que desde primera hora están actuando  para vaciar el lugar de objetos contundentes.

el 27 may 2011 / 08:45 h.

TAGS:

La Policía cargó ayer en Barcelona cuando la protesta de los indignados parecía perder fuelle tras 12 días de protesta. Pero la violencia empleada consiguió que, por la tarde, las plazas de las ciudades españolas que se han sumado a la llamada Spanish revolution se llenaran de nuevo.

El balance del desalojo, 121 heridos (37 de ellos mossos d'esquadra) en Barcelona y dos detenidos en Lleida (donde la Policía Autonómica disolvió la concentración en la plaza Ricard Vinyes), provocó la reacción de los seguidores de la protesta -que en los días previos se habían embrollado en un debate sobre cuáles son sus demandas- y la etiqueta de búsqueda en la red de microblogging Twitter #bcnsinmiedo se posicionó ayer como el primer tema del momento -lo más seguido- en dicha red social.

El desalojo lo ordenó la Consellería de Interior para "limpiar la plaza de objetos peligrosos, como bombonas y hornillos de gas", y reducir riesgos ante la celebración de una victoria del FC Barcelona en la Champions, partido que se juega hoy. "La actuación policial sólo fue contundente cuando hizo falta", explico el conseller de Interior, Felip Puig. Los indignados estaban impidiendo la circulación por la plaza de Catalunya de los camiones de la limpieza.
Una vez acabada esta labor -y retirados 500 metros cúbicos de objetos, incluidas pancartas y tiendas de campaña- los mossos permitieron que los manifestantes reocuparan la plaza.

A la vez que entre los simpatizantes del movimiento 15-M , que comenzó las protestas, crecía la indignación, la Comunidad de Madrid pidió al Ministerio del Interior que desalojara el campamento de Sol, "porque se ha quebrado el Estado de Derecho y conculcado la libre circulación de personas", así como "perjudicado gravemente" los intereses de los comerciantes de la Puerta del Sol. "La cosa ha degenerado y ni siquiera saben lo que reivindican", apostilló el consejero de Interior de Madrid, Francisco Granados.

En el otro extremo, la asamblea de indignados de la plaza de Catalunya reclamó anoche que se abriera una investigación y se depuraran responsabilidades políticas por el desalojo violento de horas antes.

  • 1