Los institutos de FP empezarán a impartir cursos ocupacionales para desempleados

Educación y Empleo van a unificar toda la FP, desde la más básica para parados y empleados en activo, hasta los ciclos formativos de rango universitario. Todo se centralizará en los institutos.

el 21 sep 2009 / 19:46 h.

Los institutos de FP donde hasta ahora estudiaban los alumnos después de la ESO empezarán a impartir cursos ocupacionales para parados y trabajadores. Educación y Empleo van a unificar toda la FP, desde la más básica hasta la de rango universitario, en un mismo centro. Este curso se estrenarán los cuatro primeros centros integrados.

La Junta ha terminado por unir las políticas activas de empleo con la Formación Profesional reglada. Las Consejerías de Educación y Empleo han trabajo conjuntamente en el diseño del decreto de Formación para el Empleo, que previsiblemente aprobará hoy el Consejo de Gobierno, y que abre los primeros puentes entre la antigua Formación Profesional Ocupacional (FPO) para parados o empleados en activo y los ciclos formativos de FP de grado medio (a partir de 16 años) y superior (a partir de 18). Justo cuando el país atraviesa la mayor crisis económica de los últimos 30 años, la administración ha entendido que la formación laboral o técnica y la académica deben ir estrechamente unidas.

El mensaje ya se conocía, pero faltaba por definir la estrategia. Ésta consistirá en ir creando, poco a poco, una red de centros integrados donde se estudie desde el curso ocupacional más básico (200 horas) hasta el ciclo formativo de grado superior, de cuatro años, y equivalente a un título universitario. Al compartir el mismo espacio físico que los estudiantes -en principio serán los institutos de ESO, Bachillerato y FP-, la Junta espera que los parados y empleados en activo tengan más a mano segundas vías de formación. Un modo de reciclarse en un área de trabajo relacionada con la que ya dominan, pero con más salidas en el mercado laboral. Pero, sobre todo, el gran objetivo será facilitar que el personal cualificado obtenga un título oficial que acredite sus conocimientos y su experiencia.

Para ello, Educación reconocerá oficialmente los antiguos cursos de FPO (algunos ya lo están), que serán convalidables por módulos específicos o asignaturas de la FP reglada. Tan desmenuzado y subdividido va a quedar el sistema de Formación Profesional andaluz que cualquier trabajador o parado podrá matricularse de asignaturas sueltas (Educación lo llama "oferta modular de la FP") e ir sumando un módulo tras otro hasta conseguir el título: algunos los podrá convalidar directamente por experiencia laboral, otros tendrá que estudiarlos y, a la larga, habrá completado un ciclo de FP y tendrá un título oficial de técnico en alguna rama profesional. Esa titulación le será reconocida en todas las comunidades de España y en todos los países de la UE.

Otra de las vías secundarias que también amplía y desarrolla el decreto es la FP a distancia, según la cual un alumno puede superar los módulos vía on line y llegar a sacarse una titulación.

Los primeros centros integrados empezarán a funcionar este curso, a modo experimental: serán dos institutos y dos centros de formación de empleo, según fuentes de la Consejería de Educación. La tendencia es que, a largo plazo, cada familia profesional se imparta en un centro integrado de referencia. Por ejemplo, que un mismo instituto oferte todos los cursos y ciclos del ámbito sanitario. Hay 26 familias profesionales reconocidas y homologadas en la UE, cada una se subdivide en una serie de ciclos formativos, cada ciclo se divide a su vez en módulos y cada módulo se subdivide en competencias profesionales. Cada una de esas competencias habilita para desempeñar un trabajo concreto.
Los cursos ocupacionales seguirán siendo subvencionados por Empleo e impartidos por sindicatos, empresas, la CEA, etcétera pero también por los institutos de FP. Confluyen aquí formación pública y privada. Aunque serán las Consejerías de Educación y Empleo las que autoricen qué centros, públicos y privados, serán parte de la red de centros integrados. Al unificarse la formación continua, la permanente y los cursos ocupacionales, no sólo coincidirán trabajadores en activo con parados dentro del mismo aula. Los institutos de FP, que hasta ahora tenían un alumnado entre 16 y 24 años, verán incrementada la media de edad de sus estudiantes.

FP en los campus. Justo ayer, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, propuso la creación de centros de Formación Profesional en los campus de las universidades con el fin de vincularla a otros niveles de enseñanza y desterrar la idea de que se trata de una educación de segundo nivel. "La FP debe situarse en el centro del modelo educativo y flexibilizarse más. Tenemos que avanzar hacia un nuevo modelo de esta formación, que no sólo aporta al alumno una preparación integral sino que ofrece un alto grado de empleabilidad", explicó, el ministro. En Andalucía, la FP tiene un grado de inserción laboral del 70%. Siete de cada diez alumnos logra su primer contrato antes, incluso, de acabar las prácticas.

  • 1