martes, 19 febrero 2019
08:10
, última actualización
Local

Los interinos coparán las últimas oposiciones masivas a profesor

Educación «moderará» la oferta de empleo tras la convocatoria de ayer en la que 33.000 aspirantes se examinaron para lograr una de las 4.119 plazas de profesor de ESO y FP.

el 27 jun 2010 / 20:30 h.

TAGS:

Un miembro del tribunal entrega los exámenes, ayer, en la Escuela de Ingenieros de Sevilla.

La convocatoria de oposiciones para acceder a una plaza de profesor que tuvo lugar ayer en todas las provincias andaluzas fue excepcional por tres razones. Ésta ha sido la última convocatoria del modelo transitorio aprobado en la Ley Orgánica de Educación (LOE), por el cual los interinos han mantenido privilegios en el acceso al funcionariado en las últimas cuatro oposiciones a profesor, relegando a los recién licenciados que se presentaban por primera vez al examen sin ninguna experiencia en las aulas.

Este sistema explica por qué en las últimas oposiciones a Secundaria, FP, Bachillerato y enseñanzas especializadas, de 2008, más del 85% de las plazas fueron a parar a interinos, lo que permitió que la tasa de temporalidad del profesorado andaluz cayera hasta el 11,4%. La Consejería de Educación prevé que los resultados del examen de ayer tendrán el mismo efecto este año. Ahora mismo quedan poco más de 4.000 interinos en Secundaria, y la tasa global de temporalidad es del 8,8%. Hace un lustro, la OCDE conminó al Gobierno español y andaluz a rebajar la cifra de maestros interinos, que por entonces superaba el 15%, hasta el 8% antes de 2012. Andalucía llegó a tener una plantilla docente con un 21% de personal interino.

La segunda razón que distingue las oposiciones de ayer de las anteriores es el perfil de los aspirantes. Cerca de 34.820 personas se examinaron ayer para competir por una de las 4.119 plazas de profesor: todos los interinos se han tenido que presentar obligatoriamente, aunque esta vez no eran la mayoría. También han optado alumnos del antiguo CAP, el curso de adaptación pedagógica que hasta hace un año era obligatorio para opositar, y por primera vez los alumnos del nuevo Máster de Profesor, que sustituye al CAP este curso. Entre 8.000 y 10.000 licenciados han hecho ese postgrado este año, y sin que aún les hayan confirmado el aprobado final, la mayoría se ha presentado a la convocatoria para probar suerte. El Ministerio de Educación permitió que opositaran, aún sin título del máster, por ser la primera promoción y por el retraso en la implantación del postgrado en las universidades. Con todo, y a pesar de la crisis económica, este año se han inscrito al examen casi 4.000 aspirantes menos que en las oposiciones de ESO de 2008 (38.500).

Menos plazas. El último elemento que hace distinta estas oposiciones es el número de plazas: 4.119. Cuando se anunció la cifra, hace unos meses, los sindicatos de profesores se alarmaron porque eran menos de la mitad que hace dos años (9.089). "Cada año el número que se oferta es menor, porque las primeras convocatorias fueron masivas para atajar el número de interinos", explican desde Educación. Pero ahora la misma cifra se antoja esperanzadora, una vez que la Junta ha admitido que a partir de ahora habrá un frenazo en la creación de plazas de profesor.Este anuncio se conoció la semana pasada.

El plan de ajustes para contener el déficit público, que la Junta de Andalucía presentó ante el Consejo de Política Fiscal y Finaciera, desvelaba la parálisis temporal a la que se van a someter los principales compromisos educativos de la era Chaves y de la etapa Griñán, incluidos aquellos que en teoría estaban blindados por ley. El más notable es la incorporación de nuevos profesores a la plantilla docente. En los tres próximos años debían crearse 10.000 nuevas plazas de profesor, según lo dispuesto en la Ley de Educación Andaluza (LEA), aprobada en 2007. El plan de ajustes corrige finalmente esas previsiones, y advierte que "se acomodarán en un año adicional". "Se modulará la entrada en vigor d nuevos profesores y de personal de administración y servicios", sostiene la Junta. Esto supondrá un ahorro de 135 millones de euros.Las expectativas de empleo público que estaban recogidas en la LEA eran tremendas, y a medida que el país se hundía en una grave crisis económica, más importancia adquiría. A pesar de que la incorporación de los nuevos docentes ya sufre un serio retraso con respecto al calendario de la LEA, Educación ha negado hasta el último instante que no fueran a cumplirse los compromisos. La razón principal es que en el departamento que dirige Francisco Álvarez de la Chica desconocían estos reajustes. El plan de estabilidad de la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, lo hizo público el PP en el pleno del pasado jueves. Pero Aguayo lo había presentado en Madrid el 15 de junio, seis días después del Debate sobre el Estado de la Comunidad, en el que Griñán presentó su plan de ajustes anunciando que congelaría hasta 2013 la plantilla de personal público, excepto en los servicios fundamentales (educación, sanidad y servicios sociales).

  • 1