Economía

Los inversores de Contsa temen que la denuncia haga peligrar su dinero

La mayoría de inversores de Contsa que se citó ayer en Plaza de España aún confía en la inmobiliaria, pese a la suspensión de pagos que ha congelado su dinero. Pero uno no. Manuel J. ha denunciado a Contsa, y los demás creen que un proceso judicial podría destapar la rentabilidad en "dinero negro".

el 15 sep 2009 / 00:02 h.

La mayoría de inversores de Contsa que se citó ayer en Plaza de España aún confía en la inmobiliaria, pese a la suspensión de pagos que ha congelado su dinero. Pero uno no. Manuel J. ha denunciado a Contsa por estafa, y los demás creen que un proceso judicial podría destapar la rentabilidad en "dinero negro" que percibían los grandes inversores.

La crisis de Contsa ha creado incertidumbre y nerviosismo entre sus socios e inversores. Unos no saben lo que ha pasado y otros parecen saberlo tan bien que ayer ofrecieron concienzudos análisis a los periodistas como éste: "En Contsa hay dinero en A y dinero en B. Si alguien no ha declarado a Hacienda la plusvalía que ha ganado tiene la misma responsabilidad con la empresa que el que sí lo ha hecho", decía ayer uno de los inversores, mientras otro le hacía gestos para que se callara. "¡Sí, pero la mayoría teníamos el dinero en A!", terminó contestándole. Otra señora afectada decía: "Salía dinero en A y dinero en B. El problema es que en enero dejó de salir dinero en B, y los inversores más poderosos se cabrearon, retiraron su dinero y eso afectó a todos los demás".

Los afectados por la suspensión de pagos de Contsa se dieron cita ayer, vía internet, en la Plaza de España. Acudieron más de cien personas, y muchos de ellos no se conocían entre sí. Unos habían comprometido 36.000 euros en la empresa, otros hasta dos millones, y desde hacía dos meses todos ellos habían dejado de recibir unos intereses que, hasta entonces, la inmobiliaria venía pagándoles mensualmente. La rentabilidad anual que les habían prometido al firmar oscilaba entre el 5 y el 20%.

De modo que, el riesgo financiero de Contsa no ha afectado con la misma intensidad a todos los inversores, y eso ayer se puso de manifiesto en una reunión improvisada en la que la mayoría casi se come al único pequeño inversor que, por ahora, ha denunciado a la inmobiliaria por estafa. Los demás han optado por seguir confiando en la empresa, hasta la reunión a la que han sido convocados los 1.200 inversores el próximo 3 de marzo.

La inmobiliaria ha declarado que no tiene liquidez para pagar a sus clientes y ha puesto sus cuentas en manos de un juez de lo Mercantil para que certifique que Contsa ha respondido a "las obligaciones económicas que la empresa tiene con sus socios e inversores". Entretanto les ha pedido un plazo de tres meses, que sean pacientes hasta abril, cuando la compañía volverá a reflotar. Todos aceptaron menos Manuel Jiménez, que se siente "engañado" y "estafado" y ha denunciado a Contsa en los tribunales.

Tipos de clientes. Manuel Jiménez, un sevillano que invirtió 36.000 euros en Contsa y que sólo recibió el beneficio pactado del primer mes, ha presentado una denuncia en los juzgados que sigue el mismo patrón que los casos de Gescartera o Forum Filatélica, que supusieron pérdidas millonarias para muchos clientes. También ha llevado su indignación a la prensa. Cuando el resto le vio ayer dirigirse a los micrófonos, le rodearon e hicieron lo posible para acallarle. "¡Cállese! ¡La denuncia que usted ha puesto nos perjudica a todos. Nosotros creemos que la empresa es capaz de reflotar!", le gritó Santiago.

Según algunos clientes, Contsa les empezó a llamar a principios de enero por separado, "por grupos según el tipo de inversor". "Nos aclararon que si no teníamos paciencia y les obligábamos a pagarnos, se verían obligados a pedir una suspensión de pagos", explicaba otro afectado, "parece que los inversores de más peso exigieron su dinero y por eso todo ha terminado por reventar".

A Manuel le llamaron el 29 de enero y le pidieron tres meses de margen para poder pagarle, "pero ya habían pasado tres meses sin que me hubieran pagado", se excusó ayer. La denuncia que ha interpuesto le puso en el disparadero. "He sido engañado. Metí ese dinero para un fondo de inversión y me han estafado", se defendía Manuel. "¡Usted no es más que el 0,00001% del dinero invertido! Es el único que ha denunciado, pero no se juega nada. Yo tengo invertido 685.000 euros", le decía Santiago, "¡Usted no tiene que hablar con la prensa. Lo va a echar todo a perder! ¡Retire la denuncia!". "Devuélvame usted lo que he invertido, y la retiro mañana", respondió Manuel.

Algunos creen que si un juez abre una investigación por estafa "se devaluarán los bienes de la empresa, como pasó con Forum Filatélica. Los buitres se lo quedarán todo a un precio muy bajo", dijo ayer el abogado Javier L.F. En general, los inversores más veteranos -algunos llevan 20 años en la empresa- creen que el juez de lo Mercantil al que ha recurrido Contsa demostrará que la empresa tiene activos suficientes para salir adelante. "Tiene patrimonio en toda España y en el extranjero. A mí me han ofrecido comprarme mi préstamo y eso significa que la cosa no va tan mal", decía Javier. "Oiga", le preguntó Manuel al oírle, "¿le importaría darme el teléfono de ése que le ha llamado?".

Lo cierto es que la presencia de la prensa ayer en Plaza de España despertó la histeria colectiva entre algunos afectados que increparon a los periodistas, les insultaron y uno de ellos llegó a agredir a un cámara de televisión. "Nos vais a joder a todos. Sois como el tomate", repetía Santiago.

  • 1