Cultura

«Los islandeses somos un poco maníaco-depresivos»

La directora islandesa Solveig Anspach brilló ayer con luz propia con su propuesta para la Sección Oficial, Back soon, una historia que narra en clave desenfadada la peripecia de una mujer de su país que quiere cambiar de vida.

el 15 sep 2009 / 18:10 h.

La directora islandesa Solveig Anspach brilló ayer con luz propia con su propuesta para la Sección Oficial, Back soon, una historia que narra en clave desenfadada la peripecia de una mujer de su país que quiere cambiar de vida.

"La familia es un universo complejo en el que las emociones viajan a través de la gente", comentó ayer Anspach en la presentación de su filme, protagonizado por un personaje femenino que, harta de la fría Islandia, decide traspasar su negocio y marcharse a otro país. Se dedica a la venta de marihuana y quiere un buen precio por el negocio, pero mientras hace las gestiones oportunas -y se ve metida en una serie de aventuras familiares- su cocina se llena de clientes que esperan su regreso para comprar hierba.

La directora contó para esta película con algunos de los más famosos actores de su país, como Didda Jónsdóttir, Julien Cotterau, Joy Doyle y Jörundur Ragnarsson, con varios de los cuales ya había trabajado en anteriores producciones. "Quería trabajar con actores y escenarios conocidos, en un contexto en el que me sintiera feliz", añadió la directora.

Anspach comentó también el azaroso germen de Back soon: "Antes de meterme en el proyecto, estuve dos años trabajando en un guión para una comedia francesa, que iba a contar con actores muy populares, pero que al final no salió por falta de presupuesto. Quedé tan deprimida que, casi por venganza, me dije que haría lo que me apeteciera, algo completamente libre".

Aunque partía de un guión muy estricto, "como un árbol al que aferrarnos", según la directora, "durante el rodaje hubo mucha improvisación. Intentamos que ocurrieran cosas, y que todo fuera como la vida misma, con un poco de poesía también. De lo contrario, habría sido un poco aburrido".

Influenciada por el cine americano de los 60 y por las películas protagonizadas por actores "fuertes, como Al Pacino o Dustin Hoffman", Anspach explica que "el mío es un país con poquitos habitantes, menos de 300.000, con paisajes impresionantes, y somos un poco maníaco-deprisivos. En verano todo está bien, y en invierno nos venimos abajo".

  • 1