sábado, 20 abril 2019
14:59
, última actualización
Local

Los italianos exigen en la calle la dimisión de Berlusconi

La protesta coincide con las acusaciones sobre la Cosa Nostra.

el 05 dic 2009 / 19:56 h.

TAGS:

Manifestantes con pancartas y muñecos en la Plaza de la Republica de la capital italiana.

Centenares de miles de personas respondieron ayer a la llamada realizada a través de la red social Facebook para manifestarse por las calles de Roma contra el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y pedir su dimisión.

Bautizada como el "No B-Day", la iniciativa, que nació el pasado 9 de octubre de la mano de un grupo de ciudadanos contrarios a la actuación de Berlusconi, logró convocar a más de un millón de personas, según refirieron los organizadores a los medios de comunicación, mientras la Policía cifró la asistencia en 90.000.

En el cortejo por las calles de Roma, encabezado por una pancarta en la que se pedía la dimisión del jefe del Ejecutivo, pudieron apreciarse además numerosos manifestantes con máscaras que evocaban el rostro del mandatario con la palabra "No" impresa en ellas.

Entre los lemas más pronunciados destacaron el de "Hazte juzgar" y "Abajo las manos de la Constitución", en alusión a los procesos abiertos contra Berlusconi y a los intentos del mandatario de blindarse contra la Justicia. En un ambiente festivo, la manifestación, en la que predominó el color morado -elegido por los organizadores para diferenciarse de los colores de los diferentes partidos políticos- comenzó alrededor de las 14.00 horas en la plaza de la República de la capital italiana.

La manifestación recorrió cerca de tres kilómetros hasta llegar a la plaza de San Juan en Letrán, donde concluyó el cortejo con los discursos de representantes de la sociedad civil y del mundo de la cultura italiano.

En un escenario construido para la ocasión, tomó la palabra el Premio Nobel de Literatura italiano Dario Fo, quien calificó la jornada de "histórica", al tiempo que manifestó: "Llegará el momento en el que la gente no tendrá que hacer más las maletas e irse de este país. Lo que vemos aquí nos hace decir que llegará el momento de la fiesta".

También subió al escenario Salvatore Borsellino, el hermano del juez antimafia Paolo Borsellino, asesinado en 1992, que pidió que los miembros del Ejecutivo como el presidente del Senado, Renato Schifani, que han sido señalados por algunos colaboradores de Justicia como personas relacionadas con la criminalidad organizada, se expliquen públicamente.

Asimismo, se leyó un mensaje escrito por el Nobel de Literatura portugués José Saramago, en el que el escritor denunciaba que "Italia ha sido transformada en su sombra grotesca" y que "no merece el destino que Berlusconi le ha trazado sin el mínimo sentido de la vergüenza de sí mismo".

La protesta llegó hasta España, concretamente hasta Sevilla. Unos 200 estudiantes italianos residentes en Andalucía se manifestaron durante la tarde de ayer ante las puertas del Ayuntamiento de la capital hispalense para pedir la dimisión de Berlusconi.

La manifestación llega en un momento delicado para el primer ministro italiano, después de que el viernes el ex mafioso y actual colaborador de la justicia Gaspare Spatuzza le relacionara con Cosa Nostra, la mafia siciliana. Según Spatuzza, uno de los jefes de la Cosa Nostra le habló de Berlusconi en 1994. "Graviano me dijo que todo lo que habíamos obtenido fue gracias a la seriedad de las personas que habían llevado adelante esta historia", dijo el mafioso arrepentido, condenado por seis atentados y 40 homicidios. Spatuzza relaciona a Berlusconi con los atentados perpetrados en 1993 en Roma, Florencia y Milán.

  • 1