Local

Los jóvenes ignoran los graves efectos del consumo de drogas

Tras dos años estudiando el consumo de drogas en España, una comisión mixta ha concluido que los jóvenes españoles siguen teniendo una baja percepción sobre los peligros que conllevan estas sustancias.

el 14 sep 2009 / 22:00 h.

TAGS:

Tras dos años estudiando el consumo de drogas en España, una comisión mixta ha concluido que los jóvenes españoles siguen teniendo una baja percepción sobre los peligros que conllevan estas sustancias.

La ponencia parlamentaria que ha estudiado el asunto recomienda intensificar los controles en los entornos escolares y promover convenios de autorregulación con el sector hostelero para evitar el consumo de drogas en locales de ocio.

El Ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, hizo ayer, durante la presentación en el Congreso de los Diputados del Informe sobre la ponencia parlamentaria para el estudio de los efectos nocivos de las drogas en jóvenes, una llamada a la responsabilidad no sólo de la juventud y de sus padres y tutores, sino de la sociedad al completo. En la lucha contra el consumo de estupefacientes, destacó el papel de la familia que "es un actor necesario en todo el proceso", y de los profesionales de la hostelería, que "son los primeros que quieren colaborar en que este problema vaya a menos y a ser posible desaparezca", advirtió.

Baja percepción.

La ponencia destaca que a menor percepción de riesgo, mayor consumo de drogas, y por tanto mayor dependencia, mayores problemas de salud, mayor susceptibilidad y otras características personales consecuentes, como letargo, problemas de concentración, atención y memoria, depresión, arritmias, reacciones paranoides, crisis de ansiedad, pero también fracaso escolar. Desde el Gobierno se dará una alerta de la relación existente entre fracaso escolar y consumo de estupefacientes a las Comunidades autónomas para que adopten planes preventivos.

El estudio, que analiza especialmente la incidencia del consumo de sustancias como el cannabis, la cocaína y las drogas de diseño, establece diversos ámbitos de actuación entre los que destacan más y mejor información y formación para las familias; mayor apoyo a la escuela y al profesorado para la prevención; integración de la atención en el Sistema Nacional de Salud; incentivar la implicación de la sociedad civil; trabajar en la responsabilidad de los medios de comunicación en la prevención; y una mayor intervención de las asociaciones de mujeres.

Por otra parte, emite una serie de recomendaciones entre las que se destacan realizar actividades de sensibilización y promoción de la salud que involucren más a los jóvenes; acercarles la información reforzando, por ejemplo, la presencia de las administraciones en internet y aumentar la información en el entorno familiar, educativo y entre los medios de comunicación.

El informe pone de relieve que existe una amplia normalización respecto de la percepción de riesgo lo que para el ministro es "importante" ya que supone que "las medidas que es están tomando, que son conjuntas y que deben ser compartidas por toda la sociedad, van en el sentido correcto".

Al mismo tiempo recuerda que "los consumos juveniles no pueden ser analizados sin considerar el contexto sociocultural en el que se producen". Además, avisa que se ha banalizado el consumo de algunas sustancias, en especial del cannabis, "llegando a hacerse afirmaciones sobre sus efectos totalmente alejadas de la realidad", por este motivo "nunca se puede confundir a los adolescentes minimizando el riesgo de su uso, apoyándose en las aplicaciones terapéuticas de esta sustancia".

Igualmente, aconseja "hacer todo lo posible" para retrasar la edad de inicio en el consumo de cualquier droga, incluidas las que están siendo aceptadas socialmente como el alcohol y el tabaco.

  • 1