domingo, 17 febrero 2019
06:31
, última actualización
Local

Los juzgados más conflictivos del área metropolitana

El TSJA alerta de la gran cantidad de asuntos pendientes en las sedes judiciales de la aglomeración urbana.

el 18 jun 2010 / 18:21 h.

TAGS:

Expedientes amontonados en los juzgados de Utrera.

La justicia se ahoga entre denuncias, recursos y papeleo al que los funcionarios, desde hace años, son incapaces de hacer frente. Toda una sentencia a cadena perpetua para los juzgados, cuyos casos más dramáticos están instalados en el área metropolitana, que acapara el 30% de las sedes judiciales con más asuntos pendientes de Andalucía.

Utrera es uno de esos casos al rojo vivo y meterse en su sede judicial es adentrarse en un submundo aparte donde el colapso es el protagonista y donde los documentos se apilan en cualquier rincón, sobre cualquier mesa o silla, aumentando por horas el número de papeles que pueden verse. Tanto es así, que los juzgados de Utrera “están en la UVI”. De esta forma tan gráfica explican desde el decanato la situación que padece el partido judicial.

Ya a finales de 2009, el juzgado número 4 abrió para desatascar parte del problema, aunque solamente sirvió “para mantener las constantes vitales”. Y es que, “para subir a planta”, hace falta que “atiendan las reclamaciones señaladas desde hace tiempo”. Los tres primeros juzgados de Utrera tienen el dudoso honor de estar entre los más conflictivos de Andalucía. De hecho, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) , Augusto Méndez de Lugo, señala en su último informe que “la justicia en el partido judicial de Utrera no es justicia, porque es tardía, lenta y poco tuteladora”.

Para darse cuenta de esto, basta con recorrer sus instalaciones, donde los expedientes se localizan en los sitios más insospechados. Eliminar esa estampa pasa por la creación “de tres juzgados más en el menor plazo posible”, pero ni eso parece suficiente. El decanato lleva años demandando la ampliación de la plantilla con dos funcionarios más, porque este órgano también está atascado, “pero no atienden esta petición”. De igual modo, está pendiente de habilitarse el servicio común de notificaciones y embargos pero, “debido al gran atasco y a la plantilla que se supone que se va a crear, es a todas luces insuficiente”.

También “está pedida la ampliación de la plantilla en el Registro Civil”, además de ser “necesario al menos un funcionario más en cada uno de los tres juzgados”. En todo caso, “para que la justicia en Utrera empezara a funcionar, además de constituirse tres juzgados nuevos, haría falta que se creara una adscripción a Fiscalía de Sevilla”, lo que agilizaría el trabajo, ya que no habría que esperar a que los fiscales llegaran desde Dos Hermanas de manera puntual.

Pero en todos lados cuecen habas y hasta en este destino, incluso si no lo reconocen. De hecho, los trabajadores de los juzgados de Dos Hermanas consultados por este periódico se muestran extrañados de que el número 1 figure entre los más conflictivos, ya que muchos abogados consultados no recuerdan ni un incidente en los últimos años. Sí que hablan de los problemas que acarrean los números 3 y 4 por su masificación. Eso sí, extraña que, aunque abogados y trabajadores coincidan en su buen funcionamiento, ninguno quiera dar su nombre ni hacer declaraciones abiertas sobre este espinoso asunto.

También el drama se vive en Carmona, donde existen tres juzgados. El más saturado es el número 2. El motivo que desencadenó la situación según los trabajadores es la falta de medios, sobre todo humanos, ya que al bajo número de funcionarios se les suma su inestabilidad temporal. Es decir que estos funcionarios llegan tras aprobar las oposiciones sin saber nada de práctica. Cuando aprenden a manejarse y llevar adelante el papeleo se marchan. La mayoría vienen de Barcelona, Madrid o Granada y, cuando tienen la oportunidad, cambian de destino.

Ése es el primer desencadenante pero hay más. Los juzgados pueden tramitar 60 expedientes a la semana, procedentes de Mairena del Alcor, El Viso del Alcor y Carmona. Según los funcionarios, entre los dos primeros suman el doble de expedientes que Carmona. Este volumen es “inadmisible” con los medios disponibles. También detectan un agravamiento de la saturación debido a la marcha general del sistema judicial. Con esta afirmación se refieren a un caso práctico: “Por muy rápido que tramitemos los expedientes, en un caso de lesiones, el forense no ve a la víctima hasta los 4 ó 5 meses y eso agrava la saturación”.

  • 1