Local

Los juzgados subastarán 300 viviendas en sólo cuatro meses

Cada mes los juzgados sevillanos sacan a 'venta forzosa' una media de 111 inmuebles.

el 08 dic 2010 / 19:03 h.

TAGS:

La crisis está asfixiando a muchas familias que, ante la falta de ingresos, han perdido su vivienda. Pero los embargos no sólo afectan a las familias con hipotecas, sino que empresas y promotoras están viendo cómo sus bienes acaban siendo subastados ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas.

Sólo entre diciembre y marzo del año que viene 300 viviendas serán subastadas por los juzgados, un dato que demuestra que los embargos no han parado de crecer en los últimos tres años. Entre los inmuebles por los que se podrá pujar hay pisos, casas, garajes, locales comerciales y hasta naves industriales.

Sólo hay que mirar las cifras de 2008, cuando los juzgados de Primera Instancia ordenaron 1.221 desahucios y 1.228 ejecuciones de inmuebles hipotecados, lo que conocemos como subastas. En 2009, la cifra se elevó hasta los 1.406 desahucios y las 1.490 ejecuciones hipotecarias; mientras que desde enero de este año hasta final de octubre ya se habían practicado 1.062 desahucios y 1.081 ejecuciones de hipotecas, según los datos del Decanato. La media mensual es de 111 inmuebles subastados.

El proceso de embargo de un inmueble comienza cuando el titular de una hipoteca deja de pagar varias mensualidades. En ese momento, según explican fuentes judiciales, el banco puede solicitar la ejecución hipotecaria al juzgado, que así lo notificará al deudor. "El embargo no significa que te quites el problema, depende del valor recuperado en la subasta", asegura el abogado Simón Fernández, quien destaca que en su despacho han notado un aumento de estos asuntos.

Es uno de los errores más extendidos: "dejo de pagar y que el banco se quede el piso". Esto no es exactamente así, porque si la entidad financiera no recupera con la subasta el valor de la deuda, el importe restante se sigue debiendo. En ese caso, "el banco puede proceder a embargar otros bienes", señalan en el juzgado. Es decir, si lo que se debe son 200.000 euros y la vivienda se vende por 180.000 euros, seguirá debiendo 20.000 euros, más los gastos del proceso y los intereses de demora. "La mayoría de la gente se despreocupa porque no tiene más garantía que la vivienda y el banco no le puede quitar nada más", dice Fernández.

Otro problema es que como la crisis no es ajena a nadie, también está afectando a las inmobiliarias que se dedicaban a comprar las viviendas subastadas. "Los subasteros no tienen dinero y sólo se interesan por los chollos. En muchos casos no pueden pujar más de 20.000 euros", dice Fernández. ¿Qué ocurre entonces? Pues que el banco se queda con la vivienda, es decir, puja por su propio crédito. De ahí que casi todas las entidades cuenten con un portal web inmobiliario.

Otras de las consecuencias que acarrea no pagar la hipoteca es la inclusión en la lista de morosos. Por ello, los expertos recomiendan no dejar de pagar el préstamo y buscar otras soluciones, como la refinanciación del crédito o la venta del inmueble, aunque esto no siempre es posible en tiempos de crisis. Sólo hay que echar un vistazo a internet para comprobar que hay numerosas entidades que ofertan la refinanciación de las deudas y la posibilidad de agruparlas.

Sin embargo, no todas los chollos que se anuncian son aconsejables, ya que el interés que conllevan suele ser demasiado alto. Así lo advierte la asociación de consumidores Facua, pues este tipo de productos "suponen un beneficio lucrativo para las entidades que los comercializan a costa de un endeudamiento del consumidor".

Los embargos, además, están sobrecargando de trabajo a los juzgados de Primera Instancia y al Servicio Común de Notificaciones y Embargos. Además, en estos juzgados están viendo que otro pleito muy común es "el del comprador que ante un mínimo retraso de entrega de la vivienda intenta romper el contrato con la promotora, que se opone. Antes, en cambio, las empresas llegaban a acuerdos porque sabían que podrían lograr otro comprador".

  • 1