Local

Los juzgados ya comparten datos para evitar otro caso Mari Luz

Una alarma avisará cuando un asunto lleve más de tres meses parado.

el 24 feb 2010 / 19:46 h.

TAGS:

Méndez de Lugo y Begoña Álvarez presentaron ayer el nuevo programa.

El caso Mari Luz dio a conocer a la opinión pública una histórica deficiencia del sistema judicial con la que los operadores jurídicos han trabajado durante años. El presunto asesino de la pequeña onubense estaba en busca y captura en un juzgado sevillano mientras se presentaba cada 15 días en otro una planta más arriba. Ninguno de los dos jueces sabía las causas pendientes que Santiago del Valle tenía en el otro órgano. Esto no volverá a ocurrir, aseguraron ayer la consejera de Justicia, Begoña Álvarez, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJA), Augusto Méndez de Lugo. Desde hoy los juzgados andaluces están interconectados y los jueces y secretarios judiciales pueden acceder al historial de un procesado y saber si tiene procedimientos abiertos en otros órganos. Supone, en palabras de ambos, un "paso de gigante" en la justicia andaluza.


Sólo los jueces y secretarios judiciales tendrán acceso a estos datos, mediante claves secretas y que circularán cifrados, y siempre desde ordenadores de sedes judiciales. Además, son ellos los encargados de actualizar permanentemente la situación procesal de sus casos y toda búsqueda dejará huella para saber para qué se ha usado.


progresivo. Desde hoy, están accesibles en los 64 juzgados de lo penal (que en principio sólo podrán acceder a la información de su misma jurisdicción) datos de un millón de casos que afectan a 370.000 personas, en junio se extenderán a los de instrucción y guardia y posteriormente a los mercantiles y de menores. El plan es que en el plazo de un año todos los juzgados andaluces tengan acceso a la información que cada órgano vuelca en el sistema telemático Adriano.


Esta nueva herramienta también cuenta con un sistema de alertas por el que los jueces y secretarios judiciales recibirán un aviso cuando se decrete o prescriba una orden de busca y captura, cuando venza el plazo de prisión provisional o se decreten o modifiquen medidas para casos de violencia de género, como las órdenes de protección.


Además, el nuevo sistema también ejercerá un control interno sobre el funcionamiento de los juzgados, pues avisará a sus responsables cuando uno de sus asuntos lleve tres meses inactivo, es decir, sin que se practique ninguna diligencia ni trámite sobre el mismo. "Se garantizará que los procedimientos no se duermen en un armario", destacó Álvarez.
Andalucía es la primera comunidad que conecta internamente sus juzgados, un sistema que también está previsto implantar a nivel estatal, si bien Méndez de Lugo destacó la "fijación" de la consejera por aplicarlo en la comunidad sin esperar.


El presidente del TSJA subrayó que contar con esta información es "de vital importancia, sobre todo en la jurisdicción penal", porque "esto significa, nada más y nada menos" que acabar con "el desamparo que pudieran tener los jueces desconociendo el historial de un sujeto".


Entre otros ejemplos, Méndez de Lugo y Álvarez destacaron que facilitará al juez la decisión de si debe prorrogar o no una prisión preventiva y permitirá localizar a procesados a los que no se les ha podido notificar un fallo si en otros casos sí se ha dado con ellos.


Aunque ambos eludieron mencionar el caso Mari Luz, continuas referencias a "desaguisados que todos conocemos" y a que "no va a ocurrir más no saber si una persona está en busca y captura en el juzgado de al lado o tiene ejecutorias pendientes" dejan claro que los fallos del caso Mari Luz han marcado un antes y un después en la gestión del sistema judicial.

  • 1