Local

Los ladrones estuvieron dos años robando droga en la Jefatura

La jueza impone a los procesados una fianza de 12 millones y cierra el caso enviándolos a juicio.

el 08 feb 2012 / 21:14 h.

TAGS:

El exagente imputado, Lars Sepúlveda, junto a su supuesto socio, conocido como Lolo.
Tres años y medio después de que el robo de 150 kilos de droga de la Jefatura de Blas Infante fuera descubierto, el juzgado ha dado por cerrada la investigación mandando a juicio a los dos matrimonios implicados, a los que impone una fianza de más de 12 millones de euros. La magistrada concluye en su auto que los imputados llevaron a cabo el robo entre los años 2006 y 2008, en los que entraron en seis ocasiones a la Jefatura para sacar la droga que luego vendieron, logrando "unas ganancias de cuatro millones de euros". El expolicía Lars Sepúlveda Madsen, su socio y la esposa de éste se enfrentarán a un delito continuado de robo con fuerza y otro continuado contra la salud pública en su modalidad agravada. La esposa del expolicía ha sido procesada por un delito de blanqueo de capitales.

La titular del Juzgado de Instrucción número 19, Ana Cristina Escribano, dictó ayer auto de procesamiento contra los cuatro detenidos, a los que oirá de nuevo en la denominada declaración indagatoria, que se celebrará el próximo 17 de febrero. La instructora, tras la investigación, da respuestas a cuestiones hasta ahora desconocidas como cuándo se produjo el robo, que no fue detectado hasta junio de 2008, cuando ya el exagente detenido había dejado la unidad antidroga por otros motivos. Según el auto, los hechos tuvieron lugar entre "finales del año 2006 y junio de 2008" cuando Lars Sepúlveda, "aprovechándose de su condición de funcionario" de la Policía Nacional destinado a la Unidad contra la delincuencia y el crimen organizado (Udyco), "sustrajo una considerable cantidad de heroína y cocaína" almacenada en los calabozos de la Jefatura y que había sido incautada en diferentes operaciones policiales.

Con la ayuda de su socio y su mujer, Manuel A.N. (Lolo) y Violeta S.G., el expolicía "sustituyó los paquetes de droga por otros paquetes preparados rellenos de diferentes sustancias (yeso, sacarosa, cacao, sulfato cálcico, paracetamol, cafeína)". Lars, según la jueza, "recogía los envoltorios sustitutos y los introducía en el calabozo volviendo a meterlos en el paquete en el que se encontraban los auténticos". Una vez lograban la droga el expolicía y su socio "fueron contactando con traficantes que no han podido ser identificados a los que vendieron los alijos, obteniendo con ellos unas ganancias en el mercado ilícito de más de cuatro millones de euros". Este fue el método que utilizaron "en seis ocasiones" para sacar de las dependencias policiales "56,7 kilos de heroína y 97,7 kilos de cocaína".

Una fianza récord. El papel de la mujer del exagente en el grupo era, según la jueza, el de "colocar estas ganancias a través de la compra de bienes inmuebles e inversiones", en algunas de las cuales "contó también con la participación del otro matrimonio procesado". De ahí que ella sea procesada por un delito de blanqueo de capitales y se le reclame una fianza de 250.000 euros, que se unen a los 30.000 euros que ya tuvo que pagar para eludir la prisión preventiva tras ser detenida en septiembre de 2009.

Al resto de imputados les procesa por un delito continuado de robo con fuerza y un delito continuado contra la salud pública, en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud con el subtipo agravado de "notoria cantidad". Esto supone que se enfrentarían a una pena de entre uno y tres años de cárcel por el primero, y de hasta nueve años por el segundo.

Por ello, "teniendo en cuenta el valor y pureza de la droga sustraída" y la multa que conllevan estos delitos, la jueza ha decidido imponer una fianza "de cuatro millones de euros para cada uno de los procesados" por robo y tráfico de droga, lo que suma un total de 12 millones de euros. Una cuantía nada usual que incluso supera a la impuesta en algunos casos por corrupción, como el del expresidente balear Jaume Matas, al que el juez le impuso tres millones de euros. Además, para asegurar el pago de estas cantidades el juzgado "ha procedido al embargo de bienes" de los imputados.

La decisión de la magistrada, que puede ser recurrida tanto ante el juzgado como en la Audiencia, se produce días después de que la Fiscalía solicitara el archivo de la causa abierta contra el exjefe de la Udyco y dos cargos de la unidad por ocultar el robo. Tras la indagatoria el fiscal será emplazado para que presente su escrito de acusación.

  • 1