Local

Los letrados del caso Mercasevilla denuncian "presiones" de la juez

Castaño detuvo ayer su declaración «al no garantizarse sus derechos procesales».

el 17 dic 2009 / 21:45 h.

TAGS:

La tensión entre la titular del Juzgado de Instrucción número 6, Mercedes Alaya, y algunos de los abogados ha ido en aumento en las diferentes declaraciones por el caso Mercasevilla, convirtiendo su despacho en una olla a presión, que ayer estalló con el interrogatorio a Domingo Enrique Castaño, ex consejero de la entidad y ex asesor del PSOE. El detonante fue una pregunta sobre la subrogación del derecho de superficie a Sando (adjudicataria de la venta del suelo) que, según el letrado de Castaño, "estaba inducida".

A partir de ahí varios abogados expresaron sus protestas porque en el acta se recogen "conclusiones" y no la declaración completa. Esto fue lo que llevó al letrado José Manuel García Quílez a solicitar que se grabara la declaración "para evitar este tipo de situaciones", sugerencia a la que se adhirieron todos los letrados salvo el del PP y el de Mercasevilla, que desestimó la magistrada por falta de medios y porque no la obliga la Ley. Los letrados se ofrecieron entonces a poner sus propios medios, pero también fue denegado."Queremos luz y taquígrafo", decía ayer el abogado del PSOE, Ángel Prados, quien insistía ante los periodistas en la necesidad de "que se sepa todo lo que ocurre ahí dentro" porque "no se pueden pedir responsabilidades penales con intuiciones, sino con pruebas como marca el Derecho, y las responsabilidades políticas no se depuran en un juzgado, sino cada cuatro años en las urnas".

El letrado también aclaró que como acusación tiene instrucciones de seguir "caiga quien caiga".Tras un receso, la declaración se retomó pero sólo para hacer constar las preguntas de la juez, pues Castaño se negó a declarar, según García Quílez "por las preguntas reiterativas y sugestivas" de la magistrada. De hecho, en el acta de la declaración constan varias protestas del abogado por este motivo, a las que se unieron las quejas de casi todos los letrados contra los métodos usados en su interrogatorio. Entre las preguntas escritas, la juez plantea a Castaño si él informó al alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, de todos los aspectos del concurso.

La juez apuntó en sus preguntas a la constructora Sando como una de las figuras que "ideó" la fórmula para ganarlo, junto con Castaño y otros imputados. De hecho, la magistrada apuntó la posibilidad de que Sando le regalara al ex consejero de Mercasevilla una casa como pago a este favor, y un puesto de trabajo en una sociedad de la constructora malagueña.Ninguna de estas dos cuestiones, con las que la juez intenta demostrar que el concurso estaba "amañado", fueron contestadas por Castaño, uno de los imputados en el caso, ya que éste se negó a continuar declarando "porque no se salvaguardaron sus derechos procesales", aunque su abogado aclaró después a la prensa que logró este trabajo "porque fue a pedir empleo a Sando tras su cese en Mercasevilla, que lo dejó en paro".Castaño contestó a 14 de las 27 preguntas que la magistrada tenía preparadas. Como ya hiciera ante la Policía Judicial, se desvinculó del concurso negando que fuera él quien encargó a la técnico su redacción. Los letrados también dejaron constancia de sus preguntas, a las que Castaño contestará por escrito, según dijo su abogado.

Entre ellas destaca la planteada por el PP, con la que pretendía averiguar si la venta de los terrenos "se pactó de antemano" en una cena en Madrid, celebrada el 2 de diciembre de 2005, a la que asistieron el alcalde y directivos de Mercasevilla y de la empresa estatal Mercasa.

Rivas: "Al final no seré imputado". El delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, afronta su imputación por el intento de cobro de comisiones ilegales en Mercasevilla “con serenidad y responsabilidad”, y recurrirá la fianza de 400.000 euros impuesta por la juez. El resto de imputados no la va a abonar, por lo que le serán embargados sus bienes. “Convencido” de que saldrá libre de la imputación por cohecho, Rivas señaló que afronta este proceso “con serenidad y responsabilidad”.

El delegado de Empleo dijo que su abogado ya ha recurrido la fianza de 400.000 euros que le ha impuesto la juez y cuya cuantía consideró “excesiva” teniendo en cuenta que “no ha habido perjuicio para nadie”.

Rivas, que comparecerá en una vista previa al juicio el próximo día 23, se mostró tranquilo y confiado en que, una vez que se relaten los hechos, quedará claro que “no hay ningún indicio” contra él, salvo la declaración del principal acusado en el caso, el ex directivo de Mercasevilla Fernando Mellet.

Además, reiteró que su cargo al frente de la Delegación de Empleo está “totalmente a disposición” del consejero del ramo, Antonio Fernández.

  • 1