Local

Los líderes de la UE se reúnen con Rusia para estrechar lazos

Los líderes de Rusia y de la Unión Europea (UE) llegaron el jueves a la localidad siberiana de Jantí-Mansiysk con la intención de dar una nueva dimensión a sus relaciones en su XXXI Cumbre, en la que se estrena como anfitrión Dmitri Medvédev.

el 15 sep 2009 / 07:00 h.

TAGS:

Los líderes de Rusia y de la Unión Europea (UE) llegaron el jueves a la localidad siberiana de Jantí-Mansiysk con la intención de dar una nueva dimensión a sus relaciones en su XXXI Cumbre, en la que se estrena como anfitrión Dmitri Medvédev.

El sucesor de Vladímir Putin en la Presidencia rusa fue el último en llegar al aeropuerto de la capital del "Kuwait ruso", escenario en el que la UE tendrá presente el poderío energético de su principal suministrador de gas y petróleo.

Poco antes de Medvédev habían llegado el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, que ostenta la Presidencia de turno de la UE; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana.

Esta noche celebrarán una cena informal en la que, por la experiencia de otras cumbres, se abordarán las cuestiones más espinosas de la agenda bilateral, y los dirigentes europeos tomarán el pulso al nuevo inquilino del Kremlin.

Los líderes de la UE quieren "conocer" a Medvédev y "buscar una relación más constructiva y encarada al futuro" con el sucesor del ahora primer ministro de la Federación Rusa.

La principal decisión que saldrá de esta cita, ya mañana, será el pistoletazo de salida a las negociaciones de un nuevo acuerdo marco para las relaciones bilaterales, adaptado a la realidad de una UE de veintisiete Estados y una Rusia más dispuesta a estrechar vínculos comerciales y energéticos con sus vecinos.

El anterior acuerdo data de 1997 y su superación llevaba dos años bloqueada por las diferencias entre Moscú y antiguos aliados que ahora le plantean problemas desde la UE, como Polonia y Lituania.

Varsovia mantuvo su veto durante más de un año a causa del bloqueo ruso a su carne y productos agrícolas por no cumplir, supuestamente, los estándares sanitarios mínimos exigidos por Moscú.

Después, fue Lituania la que elaboró un listado de problemas políticos y energéticos con Rusia, que aparentemente pudieron superarse hace un mes, cuando los Veintisiete dieron el mandato a la Comisión Europea para que empezara las negociaciones.

Sin una fecha prevista de finalización, las conversaciones que comenzarán el 4 de julio en Bruselas incluirán aspectos como cooperación política, integración económica, relaciones energéticas, libertad, seguridad, justicia e inmigración.

Es especialmente importante el marco que se adopte para las relaciones energéticas, ya que la UE recibe el 16 por ciento del petróleo y el 20 por ciento del gas que consume de Rusia, que a su vez destina a la Europa comunitaria el 53 por ciento de sus exportaciones de petróleo y el 62 por ciento de las de gas.

A cambio de sus suministros, Rusia también quisiera ver más inversiones europeas en su territorio, pues, de acuerdo con el plan energético nacional, de 2001 a 2020 necesitará de 450.000 a 600.000 millones de euros para renovar su producción y garantizar el 4 ó 5 por ciento de crecimiento económico anual previsto.

"Hay un fuerte interés por parte de Rusia en invertir en el mercado europeo, mientras que las compañías europeas quieren tener acceso a las materias primas rusas, por lo que podemos crear una buena plataforma para ambas partes", opinan fuentes oficiales de la UE.

Además, la delegación europea espera "progresos" en las conversaciones para la entrada de Rusia en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en noviembre de 2008, en especial en las diferencias en el sector maderero.

Este es uno de los motivos por los que el comisario de Comercio, Peter Mandelson, acudirá a la cita, como también lo hará la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

Entre las desavenencias, la UE reiterará "con palabras claras" su apoyo a la integridad territorial de Georgia, en cuyos territorios separatistas Rusia acaba de incrementar su presencia militar.

"Nos gustaría colaborar para que las partes vuelvan a sentarse a negociar", explicaron las fuentes consultadas.

También esperan firmar una declaración conjunta sobre cooperación fronteriza y la implementación de al menos siete programas desde el norte de Finlandia y el noroeste de Rusia al área del mar Negro, con una inversión de 317 millones de euros de la parte europea y 122 de la rusa.

Aparte de las discusiones políticas y económicas, es muy posible que, tras la cena, Solana y otros líderes europeos disfruten junto a los rusos viendo la semifinal de la Eurocopa de fútbol que disputarán España y Rusia, indicaron las fuentes consultadas.

  • 1