Local

Los malos datos económicos no dan tregua

Ssegún los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto español ha registrado una caída interanual en el segundo semestre del año del 4,2%, el mayor retroceso en la historia de la Contabilidad Nacional...

el 16 sep 2009 / 07:48 h.

TAGS:

Ssegún los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto español ha registrado una caída interanual en el segundo semestre del año del 4,2%, el mayor retroceso en la historia de la Contabilidad Nacional, cuyo registro comenzó a elaborarse en 1970. Ante la rotundidad de esta contracción económica el Gobierno admite que no se esperan señales de recuperación al menos hasta la segunda mitad de 2010, pese a que hay indicadores, como el repunte de la confianza de los consumidores y la mejora de la renta disponible de las familias, que apuntan a que la economía ya ha pasado el "punto álgido" de su deterioro, en palabras del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. La certeza de que España va a tardar más tiempo en recuperarse de la crisis económica que sus vecinos europeos no debe, pues, llevar a abandonarse al fatalismo. La caída misma del PIB en el segundo trimestre en relación con el primero (1,1%) es cinco décimas inferior a la registrada entre enero y marzo (1,6%), lo cual hace suponer, aplicando todas las cautelas, que comienza, lentamente, la ralentización del descenso de las cifras macroeconómicas.

El INE ofreció, no obstante, un dato mucho más negativo: el del desplome del empleo, un 7,1%, que equivale a la destrucción de 1.369.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año. Consecuencia y paradigma final de la crisis, el paro es la auténtica bestia que el Estado tiene que combatir para recuperar la senda del crecimiento económico. El desempleo no sólo es un drama para las familias, sino también el factor que desencadena la contracción del consumo y de la producción, que convierte la crisis en un círculo vicioso. Las necesarias medidas paliativas para los desempleados tienen que ir acompañadas con políticas eficaces para la creación de puestos de trabajo. Hacen falta ideas y mecanismos que faciliten su circulación y puesta en práctica, eliminar barreras y cortapisas y dirigir todos los esfuerzos a dinamizar y reactivar el mercado del trabajo.

  • 1