Local

Los manifestantes marchan de nuevo para doblegar al Gobierno tailandés

Varias decenas de miles de personas marcharon hoy por la calles de Bangkok para pedir al Gobierno de Tailandia que disuelva el Parlamento y convoque elecciones anticipadas.

el 03 abr 2010 / 14:47 h.

TAGS:

Los manifestantes, conocidos como los "camisas rojas" del llamado Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, causaron el caos en la zona centro de la capital, donde los comercios y grandes almacenes frecuentados por turistas y tailandeses con mayor poder adquisitivo, cerraron sus puertas al público por temor a que se produjeran disturbios.

"Aquí nos quedaremos hasta que el gobierno disuelva el Parlamento. Esta es la buena estrategia", dijo a los periodistas Veera Musigapong, destacado cabecilla de los "camisas rojas".

La ocupación del corazón de Bangkok irritó al primer ministro, Abhisit Vejjajiva, quien al llegar a la localidad de Hua Hin, a unos 100 kilómetros al sur de la capital, para presidir la primera Cumbre del Mekong, advirtió al Frente que había traspasado la línea de la tolerancia.

"Es una acción que traspasa los límites establecidos por la Constitución dado que causa daños a otros ciudadanos", apuntó el jefe del Ejecutivo.

El Ministro de Finanzas,Korn Chatikavanij, estimó por su parte en 10.000 millones de bats (unos 312,5 millones de dólares), las perdidas que ocasionará la ocupación del corazón de Bangkok, si esta dura una semana.

El Gobierno de Vejjajiva desplegó en Bangkok a unos 50.000 efectivos de las fuerzas de seguridad durante la nueva jornada de protestas, secundadas, mayoritariamente, por tailandeses procedentes de medio rural.

"Ha llegado el momento de que los desfavorecidos se liberen de la opresión de este gobierno respaldado por la élite. Queremos que de inmediato el gobierno disuelva el Parlamento", dijo a los manifestantes Jatuporn Prompan, uno de los líderes del Frente, antes de iniciar la marcha por el centro de Bangkok.

Desde que el Frente reanudó las protestas el pasado 14 de marzo, los "camisas rojas" se han manifestado de forma pacífica, aunque en ataques relacionados con el enfrentamiento político, al menos quince personas han resultado heridas por la explosión de granadas arrojadas contra edificios públicos, sucursales bancarias y acuartelamientos militares de la capital.

En la capital tailandesa, donde desde hace décadas es popular esa frase que dice "al gobierno lo elige el campo y Bangkok lo quita", hay también tailandeses que sienten antipatía hacia los "camisas rojas".

Un joven tailandés, aparentemente molesto con la manifestación, estampó el coche de la marca Porsche que conducía contra una hilera de motocicletas aparcadas e hirió a un "camisa roja".

La intervención de miembros de la brigada antidisturbios evitó que el agresor, detenido por esa acción y por portar una pistola, fuese linchado por los manifestantes cerca del hotel Intercontinental.

A unos cientos de metros de distancia, y según indicó la Policía, un desconocido arrojó desde una motocicleta un artefacto explosivo de poca potencia sobre un grupo de manifestantes, sin causar heridos.

Además de forzar el cierre de comercios en el centro de Bangkok, otros 30.000 seguidores del Frente se manifestaron ante la sede del canal estatal de televisión NBT, al que acusan de difundir información falsa sobre el Frente.

Los cabecillas de los "camisas rojas" aseguraron  que prolongarán dos días más las manifestaciones en el centro de la capital y que continuaran con las protestas "hasta ganar la batalla".

"Hoy es un nuevo día en que declaramos la guerra para obtener la democracia y mañana lograremos la victoria decisiva", agregó Prompan.

El Frente considera ilegítimo el Gobierno de coalición capitaneado por el Partido Demócrata, por no haber sido elegido en las urnas sino mediante pactos parlamentarios, tras la disolución del anterior Ejecutivo en diciembre de 2008 por fraude electoral

La nueva manifestación del Frente tuvo lugar al día siguiente de que un millar de personas, la mayoría del mundo empresarial, se manifestaran en la capital vistiendo camisas de color rosa para mostrar su apoyo al gobierno de Vejajiva y pedirle que ponga fin a la crisis política que Tailandia arrastra desde el golpe de estado perpetrado contra Shinawatra en diciembre de 2006.

El Gobierno prorrogó hasta el 7 de abril la Ley de Seguridad Interna en la capital, y que entró en vigor el 11 de marzo, permite a las autoridades establecer controles, imponer toques de queda y prohibir asambleas públicas

Esta semana y tras dos encuentros para negociar, los cabecillas de los "camisas rojas" rechazaron la oferta del primer ministro de disolver el Parlamento y celebrar elecciones legislativas a finales de 2010.

Tailandia atraviesa una profunda crisis política fruto de la pugna entre los partidarios y detractores de Shinawatra, desde que fue depuesto en 2006 mediante una asonada incruenta.

El millonario ex mandatario, actualmente en el exilio, fue condenado en rebeldía a dos años de cárcel por un caso de corrupción en 2008.

 

  • 1