Los médicos demandan 400 nuevos pediatras para ampliar el ‘Niño sano’

Los sanitarios aprueban que el Programa de Salud Infantil se extienda hasta los 14 años, pero avisan de que para ello hacen falta más profesionales.

16274202 El nuevo Programa de Salud Infantil, más conocido como Niño sano, que prorroga de los cuatro a los 14 años el periodo en el que los menores podrán recibir revisiones periódicas pediátricas, cuenta con el apoyo de los sanitarios: médicos y enfermeros. Entienden que el plan propuesto por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, que entrará en vigor en 2015, es bueno y necesario, pero advierten de que necesita dotación de personal e incluso de instalaciones. Sin más recursos el programa está abocado al fracaso, dicen. Remarcan que sin medios no se podrá ejecutar porque los pediatras y enfermeros ya están muy saturados de trabajo. La consejera del ramo, María José Sánchez Rubio, cuando presentó la nueva medida sanitaria manifestó que ésta se pondrá en marcha con los recursos existentes en la actualidad, es decir, sin una inversión extra, aunque no descartó contratar personal si hiciese falta, pero sin dar más detalles. Para prestar un servicio de calidad y que el programa tenga éxito requiere, según el presidente del Sindicato Médico de Andalucía (SMA), Antonio Rico, la contratación de 406 pediatras nuevos. Según los datos del SMA a diciembre de 2006, en Andalucía había 1.025 pediatras en atención primaria, «e incluso menos», remarca Rico. Una cifra que la Consejería de Salud eleva a 1.139. Rico admite que la prevención es «loable», pero insiste en que para poner en marcha el programa es necesario que se aporten medios, porque, según critica, los pediatras en Andalucía ya tienen suficiente carga de trabajo: «Atienden a una media de 40 pacientes al día y dedican unos seis minutos por paciente». A este problema se une la problemática de las zonas rurales donde los que asisten a los pequeños son médicos de familia porque no hay pediatras. Por ello, en opinión de Rico, si el programa del Niño sano se amplía de los cuatro a los 14 años sin aumentar la plantilla «el plan parece una medida electoral». La presidenta de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria de Andalucía, Ana Martínez Rubio, aclara que ese programa no es nuevo y que existe desde 1990: «Otra cosa es que no se lleve a cabo». Afirma que al ser un plan de salud infantil en el que además de los pediatras también están involucrados los enfermeros y los servicios sociales es muy positivo. Remarca que trabajar y educar a las familias es muy importante y entiende que los enfermeros de atención primaria pueden encargarse de hacer un seguimiento de los menores, pero aclara que para ello es necesario que cada niño tenga un enfermero de referencia. Para que el programa funcione bien pone el énfasis en que haya más personal de enfermería y pediatras y recuerda que actualmente en Andalucía «el 25% de las plazas de pediatría están cubiertas por médicos de familia». Mucho más allá va el vicepresidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Alfonso Carmona, quien indica que este plan se debería extender hasta los 16 o incluso los 18 años. Al igual que su colegas incide en la necesidad de contratar a más personal y contar con los medios adecuados. Expone que a los adolescentes no se les puede mezclar con los niños más pequeños y para ello reivindica que haya consultas separadas. Enfermería. El otro colectivo implicado para que el nuevo programa funcione es el de enfermería, su sindicato, el Satse, pide que se incorporen enfermeros especialistas en atención primaria para poder prestar un buen servicio, y recuerda que el personal de enfermería está cualificado para «el seguimiento del Niño sano, la educación en hábitos saludables y la prevención». El Satse advierte de que en Andalucía hay déficit de enfermeros por habitante. Según sus datos, cada enfermero atiende a 1.666 pacientes, por lo que el sindicato estima que para dar una óptima asistencia la Junta de Andalucía debería contratar a 5.000 enfermeros especialistas más. El nuevo plan que prevé implantar Salud a partir del próximo año implicará que de forma voluntaria el menor podrá pasar por cinco nuevas consultas: a los seis, entre los nueve y los 11 y entre los 12 y los 14 años. En la actualidad, con el Niño sano hasta los cuatro años, se atienden a más de 80.000 niños al año, pero con su ampliación hasta los 14 los potenciales usuarios serán 1,1 millones, aunque, según cálculos de la Junta de Andalucía, se estima que el nuevo servicio lo utilicen menos de la mitad, en torno a 400.000. El programa pretende dar respuesta a patologías emergentes (como la hiperactividad), trastornos alimentarios, adicciones a las nuevas tecnologías, problemas de salud mental, acoso escolar y situaciones de violencia. En el caso de los mayores de 12 años se les facilitará también información sobre sexualidad y se abordarán cuestiones más relacionadas con la pubertad, incluida la prevención de la violencia de género a edades tempranas.

  • 1