Local

Los menús infantiles analizados en Sevilla tienen poca variedad y su calidad dietética es baja, según Eroski

el 12 feb 2013 / 12:19 h.

TAGS:

Los menús infantiles en restaurantes analizados en Sevilla tienen  poca variedad y su calidad dietética es baja, según un estudio de  Eroski Consumer, que ha analizado 180 menús infantiles de 14  capitales españolas.
Según indica Eroski Consumer en una nota, ningún menú incluye  legumbres entre sus opciones, solo uno verduras y hortalizas y cuatro pescado.

Eroski Consumer ha visitado 180 establecimientos ubicados en A  Coruña, Barcelona, Bilbao, Logroño, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo,  Pamplona, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia y Vitoria, y en  todos ellos se observa que los menús infantiles analizados no ofrecen  platos variados ni equilibrados.  

Así, casi la mitad de ellos no logra aprobar el examen dietético  propuesto por Eroski Consumer, fundamentalmente por la "insuficiente"  variedad de alimentos que incluyen, toda vez que "las legumbres y la  verdura no son nada frecuentes", la repetición en las guarniciones y  salsas, pues "casi siempre patatas fritas o salsa de tomate frito" y  el "excesivo" empleo de técnicas culinarias grasas, como fritos,  empanados y rebozados. En cuanto al precio, los menús cuestan de media 12,5 euros.

En Sevilla, se visitaron un total de 15 restaurantes. En cada  local, se solicitó información detallada sobre la oferta culinaria  para los más pequeños, esto es, tipo de platos, ingredientes o  técnicas culinarias, con la excusa de ser padres o madres de un niño  de cinco años y querer comer fuera un sábado cualquiera.  

Doce de los menús infantiles analizados en la capital sevillana no logra aprobar el examen dietético propuesto por Eroski Consumer, por lo que obtiene un 'mal' como nota final, peor que la  media del estudio ('regular').  

Con todo, el precio medio de los menús evaluados es de 13,7 euros,  un 10 por ciento más caro que el coste global del estudio (12,5  euros).

El método de análisis ha consistido en valorar, según las  recomendaciones dietético-nutricionales de la estrategia NAOS y la  Asociación Española de Pediatría (AEP), la composición de los platos  (verduras, farináceos, pescados, carnes, postres y pan) de cada menú  infantil, así como sus guarniciones (si incluían verdura y eran  variadas), las técnicas culinarias utilizadas (con más o menos grasa)  y si ofertaban fruta fresca de postre y pan integral para acompañar. 

Además, se consultó la posibilidad de acceder a un menú dietético  especial sin sal, sin gluten, vegetariano y/o bajo en calorías. En  total, cada uno de los menús analizados podía obtener un máximo de catorce puntos.  

De los 15 menús sevillanos analizados por Eroski Consumer, "solo  tres aprueban el examen con un 'aceptable', pero los doce restantes  suspenden en calidad dietética, esto es, tres con un 'regular', tres  con un 'mal' y seis con un 'muy mal'".

En el estudio, de los 15 menús infantiles analizados en Sevilla,  solo uno incluía como mínimo un plato de verdura o ensalada. Además,  pese a los beneficios reconocidos de las legumbres, ninguno de los  menús infantiles estudiados en la capital sevillana las incluía como  plato en la oferta de menú.

Además, solo cuatro de los evaluados en Sevilla incluyen pescado entre las opciones de menú, mientras que solo tres de los 15 menús infantiles estudiados en la capital andaluza ofrecía guarniciones y  salsas variadas, como, por ejemplo, arroz, entre otras opciones.

En nueve de los menús sevillanos analizados, más del 50 por ciento  de los platos que lo componían estaban cocinados con técnicas  culinarias grasas, en especial, fritos.  

Asimismo, en seis de los 15 restaurantes visitados, ofrecían  platos combinados para los niños, generalmente una mezcla de fritos y  empanados (croquetas, escalopes, calamares a la romana, huevo frito,  patatas fritas o embutido), si bien son platos que encantan a los  niños, "resultan demasiado grasos y con muchas calorías".  

EL AGUA COMO OPCION  


Una de las conclusiones más positivas del estudio es que, en todos  los menús infantiles evaluados en Sevilla el agua era siempre una  opción, frente a refrescos y zumos.  

Además, como postre, en diez se incluía la opción de tomar fruta  fresca. Por último, otro valor añadido es que los establecimientos de  hostelería y restauración ofrezcan la opción de menús 'dietéticos'  adaptados a necesidades especiales como alergias e intolerancias  alimentarias, de forma que "solo uno de los restaurantes visitados  en Sevilla ofrecía esta posibilidad".

  • 1