domingo, 21 abril 2019
23:06
, última actualización
Local

Los mercadillos deberán tener visibles los precios y la hoja de quejas

Los puestos ocuparán un máximo de 50 metros, no podrán tener música ni mercancía en el suelo. La nueva ordenanza municipal prohíbe la venta de animales como antaño en la Alfalfa

el 22 jul 2013 / 23:30 h.

TAGS:

La Comisión Municipal de Comercio Ambulante de Mercadillos –integrada por los tres grupos municipales, las asociaciones de vendedores ambulantes, la patronal sevillana y la Cámara de Comercio– celebra hoy su reunión constituyente en la que analizará el borrador de la Ordenanza reguladora de estos recintos que el Ayuntamiento prevé aprobar en breve. La nueva norma obligará a que los puestos indiquen los precios de la mercancía y dispongan de hoja de reclamaciones que, como la licencia, deberá estar visible. No cumplir estos requisitos será una falta leve sancionable con hasta 1.500 euros de multa (las graves pueden llegar a 3.000 y las muy graves a 18.000). Los mercadillos se ubican actualmente en la trasera de la antigua sede de la Policía Local en la Cartuja. El mercadillo del Charcho de la Pava tendrá 308 puestos. El texto, al que tuvo acceso este periódico, contempla que la titularidad de la autorización de los puestos es por 15 años –prorrogable por otros tantos una sola vez–, una titularidad que además podrá ser transmisible (en caso de jubilación, incapacidad o muerte) a familiares del primera generación o a colaboradores acreditados con al menos un año de antigüedad trabajando en el puesto. Ningún vendedor podrá tener dos puestos en un mismo mercadillo, salvo excepciones, y la autorización va ligada a una ubicación concreta que, también salvo casos puntuales y previa autorización, no podrán intercambiar. Los puestos ocuparán un máximo de 50 metros cuadrados y no superarán los tres metros de altura, no podrán extender mercancía en el suelo ni fuera de ese espacio, tampoco tener equipo de música y deberán recoger sus residuos y “tener debidamente legalizadas las pesas y medidas que utilicen”. El horario general de apertura al público será de 9.00 a 15.00 horas. El montaje y la descarga de la mercancía se hará de 7.00 a 9.00 y para recoger tendrán dos horas desde el cierre. No obstante, para cada mercadillo se aprobará un plan de actuación concretando su espacio, horarios y servicios. El anexo de la norma incluye diez mercadillos regularizados (no incluye algunos de especiales características como El Jueves que se rigen por otra normativa), si bien abre la puerta a incluir nuevos en el futuro. Eso sí, veta por completo el regreso del de la Alfalfa ya que “queda prohibida expresamente la venta de animales”. Aunque la titularidad es por 15 años, la concesión hay que renovarla anualmente acreditando estar al corriente del Impuesto de Actividades Económicas “y de las obligaciones económicas municipales que deriven de la explotación de la actividad”, ya que el Ayuntamiento prevé cobrar tasas municipales si asume directamente los servicios de vigilancia y limpieza, aunque también baraja la posibilidad de firmar convenios con las asociaciones de vendedores ambulantes. Para adjudicar las vacantes que queden, se abrirá cada año un plazo del 1 de octubre al 30 de noviembre y puntuará tener cargas familiares, llevar más de dos años en paro, la experiencia o los cursos de formación del sector. Polémica por la propuesta del Charcho de la Pava de irse a la Feria Nada más entre en vigor la ordenanza, el mercadillo del Charco de la Pava regresará a su anterior ubicación en el entorno de Torretriana, una zona vallada y acondicionada para 308 puestos y algunas plazas de aparcamiento. No obstante, la Asociación de Comerciantes Ambulantes (ACA)que lo gestiona tiene una propuesta “no a corto plazo”, según su presidente, Antonio Maya, para trasladarse al campo de la Feria “siempre con el acuerdo de los vecinos y el comercio tradicional de la zona”. La propuesta ya ha sido expuesta de manera informal al Ayuntamiento y a la patronal Aprocom, si bien se aprovechará la reunión de hoy para hacerla constar oficialmente durante los ruegos y preguntas. La idea de ACA es “elaborar un itinerario comercial” que incluya el mercadillo y las tiendas de Los Remedios y Triana. Maya admite que “sin el acuerdo con los comerciantes de la zona obviamente no sería posible” pero defiende que puede ser beneficioso para todos. La idea, sin embargo, es rechazada de plano por la Asociación de Comerciantes de Los Remedios, que aún sin un proyecto en firme y a raíz de los “rumores” sobre esta propuesta, el pasado día 17 celebró una junta directiva de la que salió un escrito de oposición que registraron en el Distrito y en el Ayuntamiento, según confirmaron fuentes de la asociación. Defienden que en la zona hay tiendas que se verían afectadas y que Los Remedios “se caracteriza por un comercio especializado y tradicional”.

  • 1