miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Los milagros y la higiene

Recuerdo que en una de aquellas pláticas impartidas por un cura que recibíamos los de mi edad cuando éramos jóvenes el predicador, bautizando los conceptos positivistas de Augusto Comte...

el 16 sep 2009 / 07:24 h.

TAGS:

Recuerdo que en una de aquellas pláticas impartidas por un cura que recibíamos los de mi edad cuando éramos jóvenes el predicador, bautizando los conceptos positivistas de Augusto Comte, venía a decirnos que a quienes no creían en la existencia de Dios, a fin de cuenta les convenía vivir como si Dios existiera puesto que de los fundamentos éticos del cristianismo se desprendía una vida saludable, relajada y pacífica. Además, si al final resultaba que Dios existía se encontrarían con que también habrían logrado la vida eterna: dos premios al precio de uno.

He recordado a aquel hombre, bondadoso y paciente, a propósito de la intención que, al parecer, han mostrado los canónigos del Cabildo catedralicio en el besamanos de la Virgen de los Reyes de hacer caso omiso de las normas y recomendaciones para prevenir la gripe A que las autoridades sanitarias divulgan diariamente. Hace doscientos y pico de años, a causa de una epidemia de la que nos habla José María Blanco White en sus Cartas de España, se sacó en procesión al Santo Cristo de San Agustín y se convocó al pueblo a los pies de la Giralda para impetrar protección, dando lugar sin embargo, como no podía ser de otro modo, a un rápido y masivo contagio.

Entonces estaba naciendo Comte, faltaba un cuarto de siglo para que lo hiciera Pasteur, muchos más para que la microbiología fuera una ciencia desarrollada y, en la ignorancia científica, lo milagroso aparecía como único remedio. Hoy que ya conocemos el poder de las medidas higiénicas no estaría de más que los canónigos recordaran también aquellas pláticas y, ante la posibilidad de contagio en una pandemia, usaran sus argumentos en sentido contrario, porque hoy en estos terrenos tan resbaladizos los creyentes deben obrar no pensando en los milagros, sino como si Dios no existiera.

  • 1