viernes, 14 diciembre 2018
21:08
, última actualización
Deportes

Los millones miran hacia otra portería

Muy pocas veces en su historia ha invertido el Sevilla grandes sumas de dinero en reforzar la posición de portero.

el 12 nov 2014 / 10:49 h.

Diego Lopez_EFE El actual portero del Milán, Diego López, con la camiseta del Sevilla en una imagen de archivo. Foto: EFE. Rinat Dassaev fue recibido por cerca de 3.000 personas en el aeropuerto de Sevilla un frío día de noviembre de 1988. Llegaba a Nervión una de las estrellas mundiales, como gran apuesta del entonces ambicioso presidente Luis Cuervas. El club nervionense había invertido una gran cantidad de dinero, en torno a 250-300 millones de pesetas –casi dos millones de euros actuales pero hace 26 años– en un jugador contrastado y en una posición clave como la de portero. Sin embargo, ni antes ni después de Dassaev, ha sido habitual ver al Sevilla invertir a lo grande para reforzar su portería. De hecho han sido muy pocos los guardametas que han aterrizado en Nervión tras un fuerte desembolso del club, y eso que han pasado por el vestuario muchos porteros en las últimas décadas. La mayoría llegaron al Sevilla gratis o bajo costes muy discretos. Haciendo un repaso sólo sobresalen dos operaciones al margen de la de Dassaev: Morgan  de Sanctis y Diego López. Y eso que el portero italiano, ahora titular en el Roma a sus 37 años, fue fichado gratis por el conjunto nervionense, que utilizó el artículo 17 del Reglamento del Estatuto y Transferencias de la FIFA, que permitía a un futbolista de más de 28 años y con más de dos años de contrato ya cumplidos en su club rescindir su contrato sin alegar justa causa. Finalmente, tras reclamación del Udinese, el cuadro andaluz tuvo que indemnizar al club italiano con 2,25 millones. Por su parte Diego López, el ahora portero del Milan, llegó a Nervión por 3,5 millones. Ahí acaba la lista de grandes inversiones del Sevilla en la portería, pese a que vive una época dorada en lo deportivo y en lo económico. Llama la atención que el actual director deportivo, Monchi, fuese portero y no hay revertido esta tendencia para un puesto clave, si  bien el de San Fernando ha sabido guardar bien la portería del Sevilla a base de jugadores baratos pero de buen rendimiento (Palop o Notario, entre otros). Sólo el actual cancerbero, Beto, se aproxima a lo que se puede entender como una inversión considerable, pues costó un millón, eso sí, tras media temporada a prueba como cedido. Los millones en el Sevilla siempre fueron a zonas más cercanas a la otra portería, especialmente en delanteros. El verano que viene se verá por qué opta el Sevilla, si apuesta por un nivel medio-alto contrastado –alrededor de cuatro millones de media– o por su fórmula habitual: bueno, bonito... y barato.

  • 1