Economía

Los ministerios pagan la mitad de la ayuda de 400 euros

Trabajo aporta 200 millones, igual que los demás departamentos, para frenar el gasto.

el 11 feb 2011 / 13:37 h.

Rubalcaba observa a Gómez durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Las cuentas del Gobierno están muy apretadas, ya que uno de sus principales objetivos es reducir al máximo el déficit para cumplir con sus compromisos con la UE. De hecho, el vicepresidente primero del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, avanzó ayer que, de los 400 millones que costará la nueva ayuda de 400 euros a parados sin ingresos, 200 los aportará el Ministerio de Trabajo y los otros 200 millones, el resto de ministerios.

Tras el Consejo de Ministros en el que se aprobó este plan de choque, Rubalcaba explicó que el Gobierno ha tenido que recurrir al conjunto de los ministerios "para no sobrepasar el techo de gasto", y que este importe se instrumentará a través de una declaración de no disponibilidad de crédito en los Presupuestos Generales del Estado.

La nueva ayuda a parados sin ingresos beneficiará a entre 30.000 y 32.000 personas que agoten sus prestaciones por desempleo, por lo que habrá unas 192.000 que perciban los 400 euros durante los seis meses de vigencia del programa. "Hemos hecho una derrama aportando cada uno de los ministerios para que Trabajo ponga en marcha un plan importantísimo. Podríamos haber tocado los impuestos, pero hemos decidido tocar el gasto", esgrimió el vicepresidente, que además detalló que el Ministerio del Interior recortará 31 millones de su asignación para completar el presupuesto de la nueva ayuda.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, subrayó por su parte que la ayuda que sustituye a los 426 euros no será una "acción pasiva", sino que conllevará un "compromiso estable" con la búsqueda de empleo y formación.

"El programa es doble: ayudar a parados sin rentas y potenciar su formación", indicó el ministro, quien descartó una inyección adicional para sufragar el coste de la medida. "El presupuesto está fijado, no gastaremos más de 400 millones de euros", garantizó.

Sobre las bonificaciones de hasta el 100% a las empresas que contraten a parados de larga duración o a menores de 30 años a tiempo parcial, que también incluye el plan de choque, incidió en que esta medida será un programa "de transición", ya que los incentivos no se mantendrán más allá de su año de vigencia.

"Debe suponer un aumento neto de la plantilla y será compatible con su transformación en un contrato indefinido", explicó Gómez para aclarar que las compañías que se beneficien de esta desgravación no podrán despedir a trabajadores y después acogerse a las bonificaciones.

Según calcula Trabajo, estos incentivos supondrán una merma en la Seguridad Social de 23,5 millones por cada 10.000 contratos a tiempo parcial. Esto es, unos 235 si se tiene en cuenta la estimación del Gobierno de que propiciará 100.000 nuevos contratos de esta modalidad. Sin embargo, Goméz aseguró que se verá compensada con un ahorro en las prestaciones por desempleo.

La jornada de los contratos deberá ser de entre el 50% y el 75% de la habitual. En el caso de las empresas con plantillas inferiores a los 250 trabajadores, esta reducción de cuotas será del 100%, mientras que para el resto no superará el 75%. La bonificación será de un año para los contratos indefinidos y de al menos seis meses para los temporales.

Para el titular de Trabajo, quien calificó esta medida como "la más importante" para estimular la creación de empleo, la reducción de las cotizaciones a las empresas que contraten a tiempo parcial se incluye dentro de una "estrategia" que culminará con la "expansión" de esta modalidad de contrato.

Por su parte, el secretario de Economía y Empleo del PP, Álvaro Nadal, aseguró ayer que el plan de choque "es ponerle una tirita a una neumonía".

  • 1