Economía

Los ministros del G-20 acuerdan mantener los planes anticrisis

Mantener los planes anticrisis hasta que se garantice totalmente la recuperación económica. Éste fue el acuerdo al que llegaron ayer los ministros de Economía del G-20, que también decidieron ejercer un mayor control sobre los salarios de los bancos, aunque Salgado reconoció que la reunión no generó "un consenso suficiente" a este respecto.

el 16 sep 2009 / 08:13 h.

Mantener los planes anticrisis hasta que se garantice totalmente la recuperación económica. Éste fue el acuerdo al que llegaron ayer los ministros de Economía del G-20, que también decidieron ejercer un mayor control sobre los salarios de los bancos, aunque Salgado reconoció que la reunión no generó "un consenso suficiente" a este respecto.

Los ministros de Economía y Finanzas del G-20 acordaron ayer mantener los planes de estímulo en marcha para consolidar los indicios de recuperación de la economía y limitar las bonificaciones que reciben los directivos de la banca. Los dirigentes se reunieron en Londres para preparar la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los días 24 y 25 en Pittsburgh (EEUU), y acordaron también dar mayor presencia a las naciones emergentes en los organismos financieros.

"Seguiremos aplicando las medidas de apoyo, incluidas las políticas monetarias y fiscales", aprobadas en la cumbre celebrada en Londres el pasado mes de abril, "hasta que garanticemos la recuperación", dijo el ministro británico, Alistair Darling.

El ministro anunció que se seguirá adelante con la reforma del sistema financiero para evitar que se repitan crisis como la del año pasado y que se revisará el "sistema de compensaciones" a los directivos bancarios para evitar que se adopten políticas de riesgo a corto plazo que comprometen la estabilidad de los mercados.

Darling destacó que se han producido "progresos sustanciales" desde que el G-20 se reunió a finales de 2008 para afrontar la peor crisis desde la II Guerra Mundial y que "los mercados financieros se están estabilizando y la economía global está mejorando".

"Pero seguimos siendo cautos sobre las perspectivas de crecimiento y empleo", añadió Darling, cuya conferencia de prensa puso fin a la reunión en la que participaron también los gobernadores de los bancos centrales.

El tema de las primas bancarias era uno de los asuntos más espinosos, pero quedó superado con la propuesta que presentó Darling ante el plenario. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, admitió en cualquier caso que la reunión no generó un consenso "suficiente" para limitar las primas y las remuneraciones variables en la banca.

"Yo creo que no hemos llegado a un consenso absolutamente suficiente y hemos quedado en seguir trabajando", afirmó Salgado.

El Gobierno británico argumentó en los últimos días en contra de la postura de países como Francia y Alemania en favor de fijar un techo para bonos de los directivos, afirmando que "no es aplicable".

"Se puede poner un límite a los bonos, pero si alguien quiere sortearlo lo que hará será incrementar la cuantía de su salario base o negociar el dinero por otras vías", manifestó Darling en este sentido.

También hubo acuerdo sobre el apoyo a las economías más frágiles con programas de gasto público y paquetes de estímulo fiscal, y de establecer un periodo de tiempo más amplio para exigirles que combatan sus abultados déficit públicos.

En cuanto a la mayor influencia que reclaman las naciones emergentes en la toma de decisiones en instituciones como el FMI y el Banco Mundial (BM), con Brasil, China y la India a la cabeza, también se allanó el terreno para que la cumbre de Pittsburgh adopte medidas concretas.

Por su parte, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, aseguró que los bancos centrales han ayudado a evitar en los últimos meses una "posible catástrofe" económica a escala mundial y que el mundo aún "no está fuera de la crisis", pero reconoció que "estamos viendo el final del túnel".

  • 1