Local

Los mitos de la lactancia

El Colegio de Farmacéuticos idea una campaña para desterrar algunos de los mitos más frecuentes en torno a la lactancia.

el 26 may 2011 / 17:16 h.

TAGS:

El parque del Alamillo acoge cada año la fiesta de la lactancia materna.

Los falsos mitos y prejuicios acostumbran a menudo a destruir planes o deseos. La lactancia es uno de los perjudicados por la parafernalia del boca a boca. Ante este panorama, Rosario Cáceres, trabajadora del Centro de Información del Medicamento del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla ha diseñado una campaña para concienciar a las mujeres de los beneficios de la lactancia y erradicar alguno de esos falsos rumores.

Acreditados por la Agencia de Calidad de la Junta de Andalucía , el órgano colegiado ha impartido cursos a 100 farmacéuticos, repartidos en seis ediciones, sobre la lactancia materna. Una vez formados, cada uno de ellos recibió 50 encuestas para repartir a las embarazadas en sus establecimientos, con el objetivo de detectar los conocimientos y posibles errores que había sobre esta práctica, que en ocasiones finaliza antes de tiempo  por cuestiones infundadas.

El estudio confirmó lo que ya se esperaba. "La lactancia es un fenómeno muy contaminado por falsos mitos. A algunas madres incluso les parece exótico dar el pecho", afirma Rosario Cáceres, quien está dispuesta a todo para evitar este tipo de actitudes.

Alrededor del 74% de las encuestadas dijo creer que casi ningún medicamento es compatible con la lactancia, cuando es exactamente al contrario. Rosario lo define como el mayor error de los profesionales. "Relacionan el embarazo con la lactancia y no tienen nada que ver". La mayoría de los medicamentos son incompatibles con la gestación porque a los laboratorios les resulta muy costoso conseguir que una embarazada acepte, pero está comprobado que la mayoría de los fármacos no repercute en el estado de la leche. "Hay médicos que recomiendan retirar la lactancia para tomar un medicamento por falta de conocimiento". Todo esto ha desembocado en que poco más del 7% de las mujeres dejan de dar el pecho a sus hijos por decisión propia.

La incorporación al trabajo es la principal causa en el 22,6% de las mujeres que modifican la alimentación de su bebé. Sin embargo, tras la baja por maternidad, existen derechos para continuar con la lactancia. El estatuto de los trabajadores permite a las madres ausentarse una hora del puesto de trabajo para amamantar a sus hijos, con la posibilidad de dividirla en fracciones de media hora, o incluso de reducir la jornada a la entrada o a la salida.

Pero hay madres, que sin recomendación médica, ni dificultades laborales abandonaron la lactancia al pensar que la calidad de su leche no era buena. Según Rosario, éste es el error más grave, ya que todas son iguales. Esta falsa creencia surge porque "la primera toma sale aguada, pero hay que dejar que el niño coma hasta el final".

Además, un 33% de las encuestadas cree que no tiene leche, algo que tampoco está fundamentado. "Solo en casos de tiroidismo, hipertiroidismo no tratados o en patologías muy raras pueden producirse estos casos". La directora de la campaña explica que el biberón es, en la mayoría de los casos, el principal responsable de que los pechos dejen de producir el alimento. "Si las madres retiran la lactancia, poco a poco se quedaran sin leche".

La experta ha elaborado un decálogo, que se repartirá en 800 farmacias, en el que guía a las madres sobre cómo encarar el periodo de lactancia. "No se trata de obligar y hacer sentir mal a las mujeres, pero sí queremos ayudarlas a que no se dejen llevar por falsos mitos". Por el momento, afirma sentirse satisfecha de los resultados logrados. "Muchas sienten alivio cuando escuchan nuestros consejos".

La campaña incita a las madres a seguir sus propios instintos en esta etapa crucial para el desarrollo de su hijo. "Al niño hay que darle el pecho cuando apetezca, si llora se le ofrece, sin que haya sentimiento de culpa". Durante los primeros 12 meses, la leche materna es el alimento ideal para el bebé, aportando todos los nutrientes necesarios para el crecimiento. Prorrogable hasta los dos años, la lactancia es el sustento ideal durante este periodo, y tal como cuenta Rosario, "no es tan delicada. Si lo fuera estaríamos todos muertos".

  • 1