sábado, 20 abril 2019
18:02
, última actualización
Local

Los modelos se muestran al desnudo

el 09 feb 2011 / 14:01 h.

TAGS:

Al grito de "la Universidad es precariedad" se han alzado esta mañana decenas de alumnos y modelos de la Universidad de Sevilla en la antigua facultad de Bellas Artes. Los modelos, junto al Sindicato Andaluz de Trabajadores, han propuesto este acto para revindicar sus derechos como trabajadores, una petición que trae cola desde el 2004. "Hay compañeros que llevan siete años con los contratos por obras y servicios, que ya por ley deberían de ser fijos discontinuos" comenta Lucía Tejero, miembro del servicio de modelos en vivo de la Universidad de Sevilla.

El patio central de la vieja facultad presentaba un aspecto distinto al de todos los días: seguridad, medios de comunicación y cientos de panfletos y de carteles empapelando los balcones y las antiguas columnas del edificio. "Ahora los modelos de Bellas Artes nos vamos a mover" aparecía rotulado en una sábana que cuelga en la entrada.

Cobran un sueldo que rondan los 400 euros y además a los 30 modelos, que forman el colectivo de trabajo, "no se les han pagado las vacaciones hasta el curso pasado, en el que solo se les pagó una parte de ellas" denuncia Lucía Tejero. A lo que contesta Diego Cañamero, secretario del Sindicato Andaluz de Trabajadores, que mostraba públicamente su apoyo: "El gobierno desde 2007 empieza fundamentalmente a recortarle derechos, incluso a robarle a los trabajadores muchos de los derechos ya conquistados". Ante las protestas de los últimos años, el decanato de la Universidad de Sevilla hace caso omiso, sin dar una repuesta sobre qué trabajadores ocuparán la plantilla el próximo curso.

Tras aplausos, gritos y pitidos los modelos en vivo realizaron una "performance" para luchar contra su situación laboral mezclando la poesía, la música, la pintura y cuerpos desnudos. Los protestantes yacían bajo telas nítidas en grupo de dos y hasta tres personas, mostrando al público el cuerpo desnudo traducido en una forma de lucha por los derechos de los trabajadores.

Decenas de personas pudieron acercarse y contemplar a fondo la labor que realizan los modelos todos los días al posar delante de cientos de estudiantes. Cuerpos masculinos, femeninos, grandes y pequeños se apreciaban entre las telas, y ante la admiración del público fueron capaces de dejar con la boca abierta a más de uno.

Unos versos que conmemoraban a los modelos también formaron parte de la actuación. Compañeros que apoyaban la causa recitaron poesía con el singular escenario que acontecía sus espaldas. Quedando uno de ellos a mitad del acto desnudo mientras su compañera tomaba el relevo del micrófono.

A los laterales de la actuación se encontraban alumnos de la facultad haciendo lo que mejor saben: pintar. Delante de altos lienzos, los estudiantes posaban, esta vez con ropa, para que sus compañeros pudieran dibujar su contorno. Quedando una secuencia de siluetas de distintos colores tan llamativos, como la manifestación de esta mañana.

  • 1