Los Montecillos mima su cuartel

Los vecinos del barrio nazareno limpian el exterior de la sede de la Guardia Civil, en un gesto de hermandad cuando se ha cumplido un año del ataque a estas dependencias.  

el 20 oct 2010 / 18:03 h.

Mujeres pintando parte de la entrada al cuartel de la Guardia Civil.

Los alumnos de los programas de inserción laboral del distrito Sur llevaban varias semanas realizando trabajos de mantenimiento y limpieza en el entorno de la calle Meñaca, uno de los más conflictivos de Los Montecillos (Dos Hermanas). Mientras adecentaban los bloques de pisos (básimente eliminando restos de vandalismo) no podían evitar ver las castigadas paredes del cuartel de la Guardia Civil. La pregunta fue obligada: "¿Y los alrededores del cuartel no los vamos a limpiar?". Y se pusieron manos a la obra.

Es un ejemplo más del esfuezo por construir un barrio mejor. No hay que olvidar que hace un año se produjeron allí unos altercados en los que dos agentes resultaron heridos tras ser atacados por unos vecinos. Esto reabrió el debate sobre la difícil convivencia entre agentes y vecinos. Por eso, los programas de este tipo son claves.

Lo explica así Mercedes Cordero, coordinadora de la oficina municipal para el distrito Sur, para quien el hecho de que sean los vecinos los que rehabiliten su propio barrio "crea un sentimiento de propiedad y con el tiempo hace que lo cuiden". Por supuesto, faltaba que la población sintiera de nuevo como algo suyo el cuartel, un asunto espinoso, vistos los antecedentes. "Para arreglar el cuartel, pusimos a los alumnos de forma estratégica: a las mujeres, a arreglar los bloques de pisos de Meñaca, por si alguno de sus maridos todavía mantenía rivalidad con los agentes y no quería que su mujer trabajara allí", detalla. Fue una propuesta que aplaudieron incluso los guardias civiles, cuyo edificio tiene su propia seguridad y había que avisarles de antemano.

Uno de los alumnos que arregló la fachada, Juan Jesús Santos, de 17 años, vive en Meñaca, a dos metros del cuartel, y resume con claridad el objetivo del proyecto: "Nosotros estamos arreglando todo el barrio, para que tenga una nueva imagen y cuando nos dijeron que había que limpiar el cuartel me pareció normal, porque forma parte de Los Montecillos". También recuerda que las cosas están mejor. "Se organizó un partido de fútbol entre los agentes y nosotros, y ahora esto, tenemos una relación normal, ellos no no se meten con nosotros y nosotros con ellos tampoco".

En los mismos términos se expresa otro alumno, José Antonio Morato, que vive en el Cerro Blanco y cuenta: "Los guardias civiles están contentos con el trabajo, cuando estábamos limpiando y ellos salían nos animaban".

  • 1