Local

Los municipios tienen suelo para construir un millón de viviendas

Unos 174 pueblos andaluces siguen sin contar con ningún plan urbanístico

el 23 dic 2012 / 18:40 h.

TAGS:

Los municipios andaluces tienen suelo para construir 285.000 VPO.

El próximo mes de enero hará seis años que acabó el plazo para que los municipios andaluces adaptaran sus PGOU a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) y todavía hoy son muchos los ayuntamientos que no han hecho sus deberes. Unos 459 consistorios (el 60% del total pero donde vive el 86% de la población andaluza) han ajustado en estos años total o parcialmente su planeamiento a la norma andaluza. En 2007, cuando expiró el plazo, solo habían cumplido esta obligación 56 municipios. Los procedimientos de adaptación a la LOUA han dejado patente que los ayuntamientos tienen suelo disponible para construir, al menos, un millón de viviendas, de las que 285.000 serían protegidas.


Ese dato, que se corresponde con los suelos que están pendiente de desarrollo urbanístico (planeamiento de desarrollo, proyecto de ejecución y edificación) podría ser mayor porque la Consejería Agricultura, Pesca y Medio Ambiente -de la que depende Urbanismo- no dispone, por ejemplo, de la información sobre los solares en los que aún no se ha construido vivienda. En cualquier caso, los municipios tienen la capacidad en estos momentos de levantar al menos un millón de casas. Las provincias con más bolsas de suelo son Sevilla, que cuenta con terreno para hacer 280.000 pisos, Cádiz 185.000 y Málaga 180.000.


La Junta aprobó la LOUA en 2002 en pleno boom inmobiliario para lograr un desarrollo sostenible de la ciudad y garantizar suelo suficiente para viviendas protegidas. La ley, que fue muy polémica y a la que se opusieron numerosos ayuntamientos, establece la obligación de destinar el 30% del suelo de una localidad a la construcción de vivienda protegida. Cuando acabó el plazo para que los municipios adaptaran sus PGOU a la norma, el resultado fue tan desastroso que la Junta aprobó en 2008 un decreto que abría la posibilidad de que un consistorio adaptara solo parcialmente su planeamiento a la LOUA, es decir, únicamente para hacer posible la reserva obligatoria de suelo para VPO. Además se habilitó una línea de subvenciones para incentivar las adaptaciones. La consejería ha concedido 31 millones de euros a los ayuntamientos. El balance a día de hoy es que 126 municipios cuentan con un plan general ajustado completamente a la LOUA y otros 308 han optado por adaptaciones parciales.


A la hora de poner orden en el planeamiento andaluz, la consejería detectó algo alarmante: todavía hoy hay 174 municipios andaluces que no cuentan con plan general, obligatorio desde la primera Ley del Suelo de 1956. De esos municipios, 115 poseen una Delimitación de Suelo Urbano (DSU), figura que la LOUA no considera como planeamiento municipal, y en los otros 59 directamente siguen vigentes las antiguas Normas Subsidiarias Provinciales, que se aprobaron en la década de los 70 y 80. En muchos de estos municipios la ausencia de un PGOU ha favorecido que allí proliferen los desmanes del ladrillo, de ahí que dotarlos de planeamiento sea clave para frenar las construcciones ilegales.


Estos ayuntamientos nunca han estado sometidos a las reglas de juego y su crecimiento ha sido, en líneas generales, muy desordenado. La mayoría está en Almería (51), Granada (42) y Málaga (43). En esta última provincia la consejería trabaja intensamente con los pueblos de La Axarquía, donde se estima que hay más de 10.000 viviendas en suelo rústico no urbanizable. Cádiz es la única provincia donde todos los municipios tienen un plan general.


Aunque la iniciativa urbanística corresponde a los ayuntamientos, el Gobierno andaluz puede impulsar los planeamientos. La dinámica de trabajo en los municipios que no tienen PGOU consiste en dirigirse a ellos a través de las diputaciones o delegaciones provinciales y en darles prioridad a la hora de cobrar las subvenciones que la Junta creó en 2008. Además, para ahorrar tiempo, los técnicos de la consejería acuden al propio consistorio para revisar el plan general y hacerle las pertinentes correcciones antes de que el pleno municipal lo apruebe de forma provisional. Así se evita que la consejería tenga que devolver el documento al ayuntamiento.

  • 1