Salud

Afasia: Los muros de las palabras

No todas los trastornos del lenguaje son iguales, pero sí que pueden ser tratados.

el 26 ago 2014 / 09:58 h.

TAGS:

escrituraUn daño cerebral, bien por traumatismo craneoencefálico o por una apoplejía o ictus, es el camino más común que conduce a la incapacidad para comunicarse denominada afasia. Un trastorno que difiere en cada caso. Todos pueden ser abordados –de hecho, hay centros y asociaciones, como las integradas en la Federación Española de Personas con Afasia (FEPA), que lo hacen–, pero es conveniente conocer qué tipologías hay para, a partir de ahí, el terapeuta dar con la tecla para determinar cuál es, en definitiva, el mejor tratamiento. Aunque la premisa más importante de los neuropsicólogos es que la clave está en el tratamiento personalizado, no se obvia que hay grupos o tipologías diferentes, de las que se puede hacer un pequeño repaso. Afasia de broca. Afecta al lenguaje hablado y, de hecho, su principal hándicap es que el afásico no tiene un lenguaje fluido. En su fase más aguda, el paciente está prácticamente mudo, no es capaz de comunicarse, lo que implica un fuerte impacto emocional. Con el tiempo, la comprensión mejora, aunque las dificultades persisten en el lenguaje y la escritura. Con un tratamiento adecuado, el paciente puede experimentar una mejoría, como ser capaz de hablar en voz alta. A veces con lentitud y mucho trabajo y, con el tiempo, ganando en cierta fluidez, que es el objetivo último. La afasia de broca tambén afecta a la comunicación escrita. Como el ictus o daño cerebral ocasiona en muchas ocasiones parálisis de la mano derecha, no pueden seguir escribiendo con ella. La alternativa es que aprendan a escribir con la izquierda o se hagan eco de las nuevas tecnologías. En ese sentido, ya contamos en estas mismas páginas que se está trabajando en App que permiten mejorar la comunicación de las personas que padecen afasia. Afasia de wernicke. El persona no tiene la capacidad de hablar afectada. Sus palabras brotan con fluidez y espontaneidad de su boca. Pero las frases carecen de un significado claro. La comprensión del lenguaje en estos pacientes suele estar muy deteriorada y, en las fases agudas, la incomprensión puede llegar a ser total. En su discurso se producen muchas parafasias (sustitución de palabras por una expresión que fonéticamente es semejantes) o la pronunciación de frases incoherentes desde el punto de vista gramatical. En la afasia de_Wernicke, una vez se supera la fase aguda, la comprensión auditiva suele mejorar. De hecho, muchos pacientes empiezan a tener conciencia de sus errores de expresión y se corrigen. Para ellos, la utilización de ordenadores suele ser un punto de partida para iniciar su recuperación, así como un medio de comunicación que le aporta ciertas ventajas, como indican algunas páginas expertas en la materia como la de la Asociación de Ayuda a la Afasia de Madrid. Afasia global. Es un trastorno en el que el paciente tiene problemas para comprender y generar lenguaje. Las lesiones están presentes en dos áreas del lenguaje asociada del cerebro, el área de Broca y el área de Wernicke. El daño al cerebro hace que sea difícil para el paciente para entender el lenguaje hablado y escrito y también tiene problemas para escribir o hablar. Afasia de conducción. El síntoma más característico de este tipo de afasia es la dificultad para la repetición que surge, sobre todo, en palabras polisilábicas, que se convierten en trabalenguas. Además, arrastran un problema de selección apropiada de las palabras y la correcta secuenciación fonémica de palabras determinadas. ARPA. Si desea informarse de los servicios de la asociación, puede llamar al 955 21 12 22 o consultar la página web www.arpaafasia.es.  

  • 1