Cofradías

Los músicos en el punto de mira

Los directores de las principales bandas de paso de Cristo discrepan sobre la medida de limitar los músicos en Carrera

el 05 abr 2014 / 21:12 h.

TAGS:

¿Es necesario limitar el número de músicos en Carrera Oficial? El debate está sobre la mesa y ya hay hermandades del Domingo de Ramos que este mismo año van a comenzar a aplicar el recorte en sus acompañamientos musicales. ¿Qué opinan de la medida los directores de estas formaciones? ¿Son necesarios 150 músicos para que una banda suene bien? ¿Remedia algo la situación de agobio de algunas hermandades a la hora de cumplir con sus tiempos de paso o apenas supone un parche? Ni siquiera en el seno de las formaciones musicales hay unanimidad al respecto. Hay directores que consideran «extremista» la decisión de «amputar» una banda y hay quien cree «excesivo» que una formación se nutra de150 integrantes, una cifra que «influye de manera decisiva» en el tiempo de paso de una hermandad. JESUS DESPOJADOEntre los escépticos con la medida de limitar los músicos está el presidente del Consejo de Bandas y director de las Tres Caídas, Julio Vera. Su formación, compuesta por 150 integrantes, lleva una media de 140 músicos todos los días y «el único momento en que está al completo es en la Campana; el resto de la Carrera Oficial la hacemos con dos tercios de la banda, es decir, con 50 músicos menos». Vera no cree que las bandas de hoy en día estén desproporcionadas en número. «Se han adaptado a los tiempos, como lo han hecho las cuadrillas de costaleros: antes los pasos salían y se recogían, hoy día se pasean». Y aunque no se opone frontalmente a la limitación («cada uno sabrá lo que tiene que hacer en su casa»), sentencia que «no es normal que la solución al problema de una hermandad (el Amor) se la quieran aplicar a todo el mundo». «Todo dependerá del repertorio que hay que tocar y de la Semana Santa de cada banda, de la corría que tenga que hacer». Y concluye:«Nosotros formamos en filas de 6 músicos. Quitar 30 ó 40 músicos sería eliminar seis filas de la formación. Que me digan a mí qué adelanta una hermandad en seis metros». Parecidos argumentos esgrime el director de la banda de cornetas y tambores de las Cigarreras, Dionisio Buñuel. «No tengo calculado el tiempo que se puede ahorrar quitando 30 ó 40 músicos de una banda por Carrera Oficial, pero supongo que no es un tiempo estimable como para ser la solución al problema», expone. Su formación saca todos los días una media de 135 músicos y hace la Carrera Oficial al completo con 130. Un número elevado pero necesario, según Buñuel. «El número de interpretaciones en la calle ha ido creciendo en nivel de dificultad, pero también en número. En cofradías que antes hacíamos con cuarenta y tantas marchas, ahora tocamos 80». También la Semana Santa ha cambiado: «La mayoría de las hermandades se lucen más en la calle, y los pasos no van como antes, sino que ahora todos llevan dos cuadrillas. Todo se ha engrandecido, desde las flores, el atuendo de las imágenes... la música tambien se ha engrandecido, las marchas se hacen más exigentes y se necesitan más músicos para poder interpretarlas bien en la calle». El director de Cigarreras también pone el acento en la particularidad de las bandas de una hermandad cuyos músicos son hermanos: «No nos gustaría que nos quitaran gente ni en la Cena (desde que nos hicieron hermanos honorarios portamos medalla y hacemos la estación completa) ni en la nuestra (las Cigarreras) porque nosotros también hacemos estación de penitencia a la Catedral». Y concluye poniendo el foco en los pasos. «Todo depende de que los pasos anden. Hay cofradías que hacen dos paradas en la Campana y si encima te cantan una saeta y esperas que te la canten…». Más enérgico es el análisis que hace el director de la agrupación musical Virgen de los Reyes, Juan Téllez. «Me parece muy mal la medida. ¿Cómo le dices a un músico que lleva todo el año ensayando que no va a pasar por la Carrera Oficial? Además, si nuestra banda pasa dentro de los 25 minutos de paso que tiene Jesús Despojado, ¿qué le importa al Amor si queremos pasar con 500 músicos?». Su formación la integran 140 músicos, si bien a partir de Sierpes un tercio de la banda se va a tomarse el bocadillo. «Sonamos igual con 90 músicos, pero tenemos unos recorridos largos y no paramos de tocar. Para dar el nivel hay que ir reforzados». Pepe Hidalgo, director de la Centuría, sí cree, por contra, que «dentro del problema tan gordo que sufren las hermandades con sus tiempos de paso por Carrera, aligerar un poquito las bandas sería una medida que podría ayudar a cumplir los horarios». «Una banda que tenga 140 ó 160 músicos son un puñado de filas y eso seguro que tendrá que influir en una cofradía», dice el máximo responsable de una asolerada formación con sólo –asómbrense– 62 músicos en sus filas, ni más ni menos. Y aunque también se pone en la piel de los músicos que llevan todo el año ensayando, propone una medida para que las bandas pongan su granito de arena a la hora de ayudar a las hermandades a cumplir sus compromisos horarios: «A la entrada de la Carrera Oficial se tendría que ir media banda a la salida de la Catedral para aligerar». Otro director, José Pardiña, de la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora del Sol, tilda abiertamente de «excesivo» el número de componentes de algunas formaciones y asegura que «la metodología» que aplica su formación a la hora de desfilar por la Carrera Oficial le da buenos resultados. «Antes de la Campana hay un relevo en el que se marcha el 20% de la banda». Después de una «remodelación radical», la banda del Sol ha pasado de contar con 150 componentes a tener en la actualidad 110 músicos. «Para nuestra forma de entender la música, no vemos necesario contar con 150 componentes. Lo veo excesivo», concluye, al tiempo que defiende la limitación de las bandas como una «buena» medida.

  • 1