Local

Los niños de entre tres y ocho años son los que más impactos publicitarios reciben

Según un estudio del Consejo Audiovisual Andaluz, los anuncios de muñecas y accesorios van dirigidas en un 92,1% a las niñas  y los de vehículos a escala y figuras de acción en un 65% a niños.

el 16 dic 2009 / 20:18 h.

Los niños con edades comprendidas entre los tres y los ocho años son los que más impactos publicitarios reciben, según el Estudio sobre la publicidad de juguetes en la campaña de Navidad realizado por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) entre los meses de noviembre y diciembre de 2008, sobre 520 anuncios emitidos en La 1, La 2, Antena 3, Cuatro, Telecinco, laSexta, Canal Sur y Canal Sur 2.

En rueda de prensa, el presidente del Consejo, Juan Montabes, resaltó que "este Estudio supone la continuidad del CAA en la salvaguarda y protección de los menores, un tema crucial en un sector que tenemos la encomienda de salvaguardar". Además, Montabes quiso resaltar "el valor" de las recomendaciones, para, dijo, "trazar caminos por parte de los sectores implicados -operadores, anunciantes y familias- para que puedan integrarse sobre la base del conocimiento que aporta este estudio".

De este modo, la responsable del Area de Estudios del CAA, Cristina Cruces, explicó que "la franja de edad -de los tres a los ocho años- concentra más de la mitad de los objetivos de la publicidad de juguetes", y añadió que "a partir de esta edad los niños se centran en otro tipo de objetos que no necesitan tanta publicidad, como el caso de las consolas, y se sienten atraídos por otros medios como internet".

Cruces destacó también que en este periodo el sector del juguete es el "más importante en publicidad, donde su impacto aumenta hasta un 12% y donde sólo viene superado por el sector de la belleza e higiene". Además, resaltó la "fuerte estacionalidad" de este tipo de publicidad en las últimas semanas de noviembre y la concentración destacada el fin de semana, "momento en el que el promedio de inserciones de anuncios de juguetes se duplica respecto al resto de la semana".

En cuanto a la distribución horaria, Cruces apuntó que "la franja en la que más anuncios se insertan es la que va de las siete a las nueve horas", y sobre las cadenas que más los emiten, dijo que "la concentración publicitaria se ajusta a operadores que apuestan por la programación infantil como es el caso de Canal Sur 2 y L2, mientras que en cadenas como laSexta la publicidad de juguetes es prácticamente inexistente".

Asimismo, en lo referente al porcentaje de los anuncios por sexo de los destinatarios, Cruces afirmó que "la mayoría están dirigidos a un destinatario explícitamente mixto". Sin embargo, indicó que "las categorías que presentan un clara marca de género en la elección de sus destinatarios son la de muñecas y accesorios -dirigidas en un 92,1% a niñas-, y las de vehículos a escala y figuras de acción orientadas hacia niños -dirigida en un 65% a niños-.

En este sentido, Cruces señaló que "avanzamos lentamente en lo referente al sexismo, aunque advertimos que cada vez hay más artículos orientados a un público mixto, como es el caso de juguetes deportivos, educativos o juegos de mesa". Aún así, Montabes indicó que "esto es un reto que aún tenemos por delante".

Además, los anuncios de juguetes adscriben de manera "muy marcada" una serie de valores a cada uno de los sexos de los destinatarios. De este modo, Cruces resaltó que "cualidades como la belleza y seducción, maternidad o colaboración en tareas domésticas se han localizado mayoritariamente en anuncios dirigidos a niñas, mientras que por el contrario, valores como la competitividad, el poder y la fuerza o la cooperación o solidaridad aparecen sobre todo en anuncios destinados explícitamente a niños".

Por último, en cuanto a los modos de presentación, Cruces explicó que "los publicistas tienen cada vez más una conciencia positiva reguladora y autorreguladora", por lo que, añadió, "la mayoría de los anuncios recurre en mayor medida a un modo real de presentación y sólo un 5% recurre de manera prioritaria a la simulación". Además, "no hay anuncios con niños idealizados y cada vez más en la publicidad se ve diversidad étnica y cultural".

Recomendaciones. En el mismo acto se presentaron las Recomendaciones sobre Publicidad de Juguetes en los medios audiovisuales elaboradas por el CAA. Sobre las mismas, la encargada de Infancia y Juventud en el Consejo, María Luisa Pérez, dijo que "en este caso las recomendaciones no van dirigidas sólo a familias, sino también a los operadores y a los anunciantes", porque, apuntó, "se pide la corresponsabilidad entre todas las partes para utilizar la publicidad como posibilidad de aprendizaje".

Así, dichas recomendaciones piden a los operadores, según Pérez, "evitar la confusión para que los menores puedan discernir entre lo que es programación y lo que es publicidad". Por su parte, a los anunciantes "se les pide leyendas legibles y entendibles por los menores e incluso por los padres", manifestó, así como, continuó diciendo, "sobreimpresiones con la edad recomendada y el precio del juguete, algo obligatorio en precios superiores a los 50 euros".

Finalmente, Pérez indicó que "se requiere un compromiso activo por parte de los progenitores y personas responsables por la vulnerabilidad de los niños frente a la información tanto a través de los medios audiovisuales tradicionales como nuevos".

 

  • 1