Local

Los 'niños de Marín' sabrán en una semana si el juez admite su caso

En una semana la familia extramatrimonial de Antonio Marín sabrá si tiene o no derecho a recibir parte de la herencia de éste, un rico propietario que murió en 1966. Un juez dijo en 2002 que los cinco hermanos podían llevar los apellidos de su padre. Otro puede decidir que son sus herederos.

el 16 sep 2009 / 01:45 h.

TAGS:

En una semana la familia extramatrimonial de Antonio Marín sabrá si tiene o no derecho a recibir parte de la herencia de éste, un rico propietario que murió en 1966. Un juez dijo en 2002 que los cinco hermanos podían llevar los apellidos de su padre. Otro puede decidir que son sus herederos.

Los cinco hermanos Marín Gómez tuvieron ayer el juicio previo para determinar si pueden o no recibir una parte de la herencia de Antonio Marín, que ahora mismo disfrutan en exclusiva los nietos de éste, hijos de la única hija matrimonial que tuvo el fallecido. Tras la vista, y según el abogado Fernando Osuna, que representa a los cinco hermanos, el juez tiene cinco días hábiles para decidir si el caso sigue adelante o si se archiva.

En este último supuesto, el letrado ya tiene previsto un recurso. También sabe lo que harán si el magistrado sigue adelante con la causa. "Tenemos previsto llevar varios testigos, hasta siete, y también las pruebas que aporte un detective", afirma Osuna, convencido de que sus clientes tienen argumentos más que suficientes para apoyar su reclamación.

Según Osuna, la primera intención del juez de primera instancia de Écija era que las dos ramas de la familia Marín negociaran para evitar el juicio, una solución que no han aceptado los cinco hermanos, que seguirán pleiteando, como vienen haciendo desde hace más de treinta años, primero para poder llevar los apellidos del padre y desde hace siete años para ser incluidos en el testamento paterno.

Ayer, ante el juzgado de Écija, Rosario Marín resumía su intención y la de sus hermanos en pedir "que la otra parte se avenga". "Buscamos el derecho de mi padre, lo que nos pertenece de él, que fue padre hasta el día que murió, que vivía con mi madre, que eran matrimonio aunque nos enteramos tarde, cuando murió él, de que no lo eran", relata.

"Que nos den el derecho de llamarlo padre, porque vivía como padre y después nos lo quitaron", sigue, y piensa en su madre, Pastora (de 82 años, "que todavía vive"), en su padre "y que no los dejaron ser felices". "Mi madre quiere ver que nos reconocen como hijos que somos y que tenemos derecho a esa herencia de bienes tan grande que tenía mi padre", concluye.

Fernando Osuna calcula que los hermanos tienen derecho a un tercio de "los cinco o seis millones como mínimo en que se calcula la herencia de Antonio Marín", porque "hasta la casa en que viven es de él, un anticipo que les dejó en vida", opina el abogado.

  • 1