Local

Los niños desayunan fatal

El desayuno puede marcar el futuro de los niños que hoy están en edad de crecimiento. Así opina el Ministerio de Sanidad y Consumo, que además alerta de que, teniendo en cuenta esta sentencia, el futuro en España no habla de una población demasiado sana.

el 14 sep 2009 / 20:37 h.

TAGS:

El desayuno puede marcar el futuro de los niños que hoy están en edad de crecimiento. Así opina el Ministerio de Sanidad y Consumo, que además alerta de que, teniendo en cuenta esta sentencia, el futuro en España no habla de una población demasiado sana.

Sólo el 7,5% de los niños españoles toma un desayuno equilibrado compuesto por leche, fruta o zumo e hidratos de carbono, el 19,3% lo limita a un vaso de leche y el 56% sólo lo acompaña de algún hidrato de carbono. Son datos del Ministerio de Sanidad, que advierte de lo peligroso de estas cifras. Además, según el estudio EnKid, de 2001, el problema se manifiesta en mayor medida a partir de los 14 años, con un pico máximo a los 18. Por otra parte, el 59,5% de los niños dedica al desayuno menos de 10 minutos, lo que se asocia a una baja calidad nutricional.

Esta primera comida del día es, informa el Ministerio, la más importante para prevenir la obesidad entre los niños, uno de los problemas de salud pública más preocupantes por su alta prevalencia, su evolución ascendente, su impacto sobre las enfermedades crónicas, el coste sanitario y la merma en la calidad de vida que ocasiona. Y unos hábitos alimenticios inconvenientes son, precisamente, una de las principales causas del problema.

Fácil de preparar.

El menú adecuado para los niños, rico en frutas, verduras y cereales, ha sido sustituido por comidas en las que abundan los productos cárnicos y lácteos, la bollería y las bebidas carbonatadas, más fáciles de preparar y consumir pero con un alto contenido calórico.

Sanidad explica que sin un desayuno adecuado, el niño no tiene energía para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que requieren las actividades escolares. "Está comprobado que un niño que no ha desayunado suele tener necesidad, a media mañana, de un gran aporte energético, que suele remediar con productos con altos contenidos de azúcares o de ácidos grasos, claramente relacionados con el sobrepeso y la obesidad", dice el Ministerio.

Un desayuno correcto y adecuado a las necesidades nutricionales debe contener una variedad de alimentos que incluyan los nutrientes necesarios: un lácteo (leche, yogur o queso), un cereal (galletas, pan o copos), una grasa (aceite de oliva, mantequilla o margarina), una fruta o zumo (mermelada, miel) o incluso algún fiambre. Muchos expertos reivindican, en este sentido, la calidad nutricional de la dieta mediterránea, es decir, lo que muchos conocen como el desayuno andaluz. Es aquel que incluye leche, café, zumos de frutas naturales, pan, aceite de oliva virgen extra, queso fresco o jamón, entre otros. Los estudios de Sanidad revelan que el desayuno habitual de la mayoría de los niños españoles dista de ser así.

  • 1