Local

"Los niños son ahora más listos y tienen más capacidades"

Psicóloga, presenta y dirige el programa de Cuatro ‘Supernanny’, encargada de ayudar a padres en apuros.

el 31 oct 2012 / 21:18 h.

TAGS:

-->-->-->

-¿Cómo ha afectado la crisis a las relaciones familiares?

-Prefiero quedarme con la parte positiva, la incorporación de los padres que están en el paro y ahora asumen responsabilidades con los niños que hasta ahora no tenían, como las tareas escolares o que coman adecuadamente.

-¿Usted propone a las familias un contrato?

-Esto no es nuevo, en mi despacho (www.rocioramos-paul.com) llevamos haciéndolo un montón de tiempo. La diferencia está en la edad de los niños. Llega un momento en que hay que "negociar" con ellos. Hay niños de ocho años con los que ya es necesaria una negociación y otros que siguen funcionando como cuando tenían tres años. La dificultad estriba en que los padres a veces intentan imponer su criterio. Yo intento transmitir que en una negociación hay que ceder por ambas partes para conseguir un objetivo.

-¿Cómo ha evolucionado el programa a lo largo de ocho temporadas?

-Se han incorporado niños de más edad y la problemática que se suele incorporar a esa edad es la de las tareas escolares. Tratamos de que estudien todos los días y de que no haya mucha protesta, porque a ningún niño le gusta hacer deberes.

-¿Los conflictos cambian, evolucionan o son los mismos?

-Cada situación es distinta y cada familia es distinta. Hay niños que no están motivados para estudiar y otros no tienen hábito para sentarse porque nadie les ha puesto un espacio. La frase más popular es: "¿Los niños son más listos?" Sí, están más estimulados, tienen más experiencias y más capacidades. A un niño antes le decían "no" y ni rechistaba. Ahora tienen más capacidad de argumentar, de dialogar, de entender... Pero en cada etapa se reproducen los conflictos. Los niños tienen que tener rabietas. La diferencia es que ahora las tienen con año y medio y antes las tenían con tres años. Pero los conflictos se tienen que dar y eso es bueno. Evolutivamente tiene que ser así.

-¿Han evaluado algún caso varios años después? ¿La gente sigue sus consejos?

-Yo me ocupo del seguimiento hasta que se emite el programa. Apoyamos a la familia de cara a la emisión por la repercusión con los menores. Es verdad que a veces se ataja un comportamiento inadecuado, pues los niños hacen los cambios muy rápidamente. Pero también es cierto que estos cambios necesitan una constancia que no siempre se da. Yo a los padres les digo cómo pueden empezar a hacer las cosas de otra manera, no les aseguro que esto vaya a seguir cuando yo cierre la puerta. El cambio permanece en función de la constancia.

-¿Llega a romperse la barrera con la cámara, la gente se desinhibe?

-Cuando yo intervengo en el programa, se olvidan de la cámara. En la tele vemos una rabieta de tres minutos que ha durado dos horas y media y la angustia que genera es horrorosa.

-¿No tiene la sensación de que todos decimos "los niños de antes no eran así, mi generación era mejor"?

-Aquello de "cualquier tiempo pasado fue mejor" está en el imaginario colectivo y no deja ver la parte positiva. Yo suelo defender que generalizar es malo. La mayoría de los jóvenes no es tan mala como pensamos.

  • 1