Cultura

Los Nobel calientan motores con la ausencia de Lessing

Una vez más será la ausencia del premio Nobel de Literatura la que vuelva a deslucir la ceremonia de entrega de estos premios en Estocolmo, en contraste con el revuelo levantado por la llegada del Premio Nobel de la Paz, Al Gore.(Foto: EFE).

el 14 sep 2009 / 21:18 h.

Una vez más será la ausencia del premio Nobel de Literatura, esta vez la británica Doris Lessing, la que vuelva a deslucir esta tarde la ceremonia de entrega de estos premios en Estocolmo, en contraste con el revuelo levantado en Oslo por la llegada del flamante Premio Nobel de la Paz, Al Gore.

Después de que el escritor turco Orhan Pamuk rompiera la racha de ausencias acaparando todas las miradas en la edición pasada, Doris Lessing se une a la austríaca Elfriede Jelinek -ausente por pánico a los actos públicos- y al norteamericano Harold Pinter, que adujo motivos de salud para no asistir a la ceremonia. Quizá la edad de Lessing, 88 años, justifique que sea su editor el que la represente en el acto de entrega, en el que tampoco estará el economista Leonid Hurwicz que, a sus 90 años, es el ganador de más edad en la historia de los Nobel.

En cualquier caso, la capital sueca se prepara para una ceremonia protocolaria que coincide con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel y en la que contrasta el azul pastel del Konserthuset, donde se celebra, con la estricta etiqueta de vestuario blanco y negro para los asistentes. La realeza sueca, con el rey Carlos XVI Gustavo y la reina consorte Silvia a la cabeza, presidirá el acto y entregará en la "Venecia del Norte" la medalla, el diploma y los diez millones de coronas suecas (1.06 millones de euros, 1,55 millones de dólares) que corresponden a cada categoría.

Alfred Nobel dejó en su legado la orden de otorgar los premios a los avances "más beneficiosos para la Humanidad", como queda de manifiesto con las distinciones científicas que se han ido otorgando.

Los reconocidos en Economía, además de Hurwicz, son Roger B. Myerson y Erik S. Maskin, que con sus bases para la teoría del diseño de mecanismos proponen una predicción precisa de la eficiencia de los modelos de mercado, lo que, según los galardonados, cuenta con una inmensa aplicación social.

En Medicina, Oliver Smithies, Mario Capecchi y Robert Evans volverán a llevar el galardón al terreno de la genética. Sus experimentos en ratones han permitido desactivar y sustituir los genes para poder extraerlos y estudiarlos en profundidad, una innovadora técnica que despeja un gran campo para la curación de enfermedades. En Física, Albert Fert y Peter Grünberg inauguran con la magneto-resistencia gigante una nueva ciencia, la denominada "espintrónica", con las que la portabilidad y la capacidad de los aparatos electrónicos será cada vez mayor, pero que en la medicina permitirá unos diagnósticos más precisos y una localización más rápida de determinadas células.

Finalmente, el único ganador en solitario, el químico Gerhard Ertl, esclarece la catalización en las superficies sólidas, lo que optimiza el estudio de los procesos que, por ejemplo, hacen menos tóxicas las emisiones de los coches o crean la fertilización artificial.

  • 1