Local

Los novios aprenden a regatear

Las parejas negocian hasta el último céntimo para ahorrar en la organización del enlace.

el 07 dic 2012 / 19:31 h.

TAGS:

Una de las palabras que no falta actualmente en casi ninguna conversación, la crisis, ha irrumpido en uno de los momentos más especiales de una pareja: su boda. Las empresas que tienen algún tipo de relación con la organización de un evento de estas características y que están presentes en la feria Sevilla de Boda de Fibes coinciden en que se regatea hasta el último céntimo. Afirman que se mira el euro con lupa para recortar al máximo los gastos. Y esto a pesar de que los precios son los mismos o muy similares a los de hace varios años, cuando la recesión sonaba a chino. Es más, hay algunos servicios que para no hundirse son ahora más baratos que cuando se pusieron de moda. Éste es el caso de las fuentes de chocolate. Cuando se pusieron de moda Sevilla, en 2006, contar con esta tentación en un evento podía costar hasta 800 euros. Ahora, sin embargo, su tarifa está fijada en 550 euros. La pregunta es: ¿cómo se ha podido reducir tanto el precio? La explicación es muy sencilla. La calidad del producto es la misma de siempre, pero, según los responsables de Chocolatier, ahora en vez de tener personal contratado para prestar el servicio son ellos mismos los que están atendiendo en las fiestas.

Admiten que aún así la demanda ha bajado un poco, pero remarcan que, como ellos han ajustado al máximo sus tarifas, la caída ha sido pequeña. Disponer en un casamiento de una fuente de chocolate en una de sus tres variedades (con leche, negro y blanco) es toda una garantía de éxito entre los invitados.

A pesar de la reducción de los precios o su mantenimiento, organizar una boda sale por un pico. El convite, uno de los quebraderos de cabeza de muchos novios por el qué dirán los invitados si los platos elegidos no son los mejores, se lleva una buena parte del presupuesto. No obstante, hay menús, con una pequeña barra libre, que no pasan de los 50 euros por cubierto. Por menos, es prácticamente imposible encontrar algo, puesto que los restauradores se niegan a tocar la calidad de los productos. Una buena materia prima es primordial para que su marca no pierda prestigio.

Un banquete no es tal si después de los postres no hay música. Dependiendo de lo que se contrate, las cifras son muy dispares. Puede oscilar entre los 1.200 euros de una orquesta que ofrezca juegos, animación, es decir, todo un show durante tres horas; a los 250 euros de un DJ por un par de horas de trabajo. Y si la fiesta se prolonga, a los invitados hay que ofrecerles un tentempié para que no desfallezcan. Una opción es servir perritos calientes en carritos similares a los de la calle. Hot dog Sevilla oferta 200 unidades de perritos con sus correspondientes patatas fritas por 400 euros.

Para inmortalizar un buen casamiento es imprescindible un buen reportaje fotográfico. Si se opta por un álbum clásico, con 60 fotos, el precio está en 780 euros, pero si se quiere algo más completo (álbum digital y reportaje de vídeo con tres DVD), la factura se elevará a 2.100 euros. Unos precios similares a los de hace cinco años, según declara José González, de Foto Graph Studio, quien además remarca que ahora se dan regalos, como álbumes para los padres de los novios.

"La gente regatea mucho y a veces sólo se preocupa del precio y no de la calidad", se lamenta. Pero lo que sin lugar a dudas más quita el sueño a una novia es su traje. La pérdida de poder adquisitivo no ha variado los gustos. Se mantienen los colores clásicos, como el blanco y el blanco roto. El rojo todavía no ha llegado a las novias españolas. Eso sí, la nueva colección de Pronovias 2013 ha introducido en sus vestidos un tono que emula a la piel de las novias. El precio medio de un traje está entre los 1.200 y 1.500 euros, pero hay opciones más asequibles con vestidos outlet. Factory Vertize Gala ofrece esta posibilidad. Sus trajes no superan los 790 euros. En esta casa afirman que una novia con una talla pequeña puede salir vestida de su tienda por 200 euros, puesto que a los buenos precios de los trajes se une que sus zapatos cuestan 29,90 euros y la bisutería 12 euros.

Los novios los tienen mucho más fácil. Pueden optar por alquilar su chaqué o por hacérselo a medida. Obviamente, el desembolso económico de una u otra opción varía mucho. Si se quiere ahorrar, por 60 euros se puede alquilar un chaqué para todo el fin de semana. La opción de compra resulta bastante más costosa, pero la horquilla de precios es también muy amplia. Se pueden encontrar chaqués desde 200 euros. Un traje de buena calidad para un enlace ronda los 500 euros.

Por si todo esto fuera poco, las novias para este día exigen un peinado y un maquillaje perfecto. Unas buenas profesionales, acudiendo a casa de la futura desposada, pueden cobrar 500 euros. Con el boom, según indican en Sevilla de Boda, todavía se cobraba más por este servicio. Ya para los más sibaritas, los que no quieren que les falte ni un perejil, queda el alquiler de un coche clásico o de un coche de caballos, cuyos precios están fijados en los 500 euros.

Pero sin lugar a dudas, donde más disfrutan los recién casados es en su luna de miel. Actualmente, están de moda los cruceros y el combinado Nueva York-Riviera Maya, destinos que no son los más baratos. Según señalan los especialistas, el éxito de los cruceros se debe a que hay ofertas para todos los bolsillos y combinan cultura y descanso. Los novios en este viaje suelen invertir una media de 1.500 euros por personas. Las agencias afirman que ahora se hace de todo por ahorrar, incluso falsificar presupuestos de otras empresas para obtener mejores precios.

  • 1