sábado, 23 marzo 2019
12:20
, última actualización
Local

Los nuevos cargos serán la imagen de Europa en el mundo

Tanto el presidente permanente de la UE como la Alta Representante serán responsables de la diplomacia europea, por lo que competirán desde sus nuevos cargos.

el 19 nov 2009 / 21:16 h.

TAGS:

El presidente permanente del Consejo Europeo y la Alta Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, cargos que crea el nuevo Tratado de Lisboa, competirán entre sí para ser la imagen de Europa en el mundo, al tener ambos competencias en la acción exterior. El Tratado de Lisboa es poco específico sobre las funciones del presidente del Consejo Europeo, por lo que el perfil del cargo dependerá del contenido que le dé su primer ocupante.

Al elegir a un político discreto como Van Rompuy, los líderes europeos han dejado claro que prefieren que el nuevo presidente actúe como facilitador de consensos y que no asuma un excesivo protagonismo. El presidente del Consejo Europeo "asumirá, en su rango y condición, la representación exterior de la Unión en los asuntos de política exterior y de seguridad común, sin perjuicio de las atribuciones del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad". Presidirá las reuniones de los jefes de Estado de la UE, velará por la preparación de los Consejos y por que se cumplan sus acuerdos.

Será, además, el encargado de informar a la Eurocámara y su mandato, de dos años y medio, será renovable por una vez. Hasta aquí delimita el Tratado las tareas del nuevo cargo.

Por su parte, la Alta Representante ejercerá las funciones que hasta ahora detentaba la Presidencia de turno semestral del Consejo y será también vicepresidenta de la Comisión Europea encargada de las relaciones exteriores.

En concreto, "liderará la política exterior y de seguridad común, contribuirá al diseño de esta política, a ejecutarla y a garantizar la aplicación de las decisiones adoptadas en este terreno". La Alta Representante presidirá además el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores. En su calidad de vicepresidenta de la Comisión, será igualmente responsable de la coherencia de la acción exterior y estará encargada de coordinar las políticas relacionadas con este área. El mandato de Ashton será de cinco años.

  • 1