Local

Los obispos andaluces eluden la crítica a la Ley de la Muerte Digna

el 15 sep 2009 / 17:09 h.

TAGS:

Los obispos andaluces eludieron ayer censurar la Ley de Muerte Digna que prepara la Junta. Tras una asamblea celebrada en Córdoba, se limitaron a emitir una nota con apreciaciones generales sobre el final de la vida sin censurar directamente la norma, que sí ha sido rechazada por los colegios de médicos españoles.

Esta situación se produce pocos días después de que la Iglesia cargara duramente contra el proceso de selección genética que realizó el Virgen del Rocío de Sevilla para lograr el nacimiento de un bebé sano que sirviera para curar a su hermano enfermo. Esta técnica es uno de los estandartes de la política sanitaria de la Junta, junto a la investigación con células madre -también censurada desde la jerarquía eclesiástica- y ahora el anteproyecto de la Ley de la Muerte Digna, con el que la Junta ha abierto el debate sobre la actuación médica y los derechos del pacientes en el final de la vida.

A pesar de que la Oficina de Información de los Obispos del Sur (Odisur) había informado el lunes de que la muerte digna sería uno de los temas a tratar en la CXII Asamblea -junto a otros como la enseñanza de la religión en la escuela o la crisis económica-, el comunicado emitido por los Obispos al finalizar el encuentro se limitó a reseñar que "los obispos han iniciado la sesión con la reflexión sobre los diferentes aspectos pastorales y morales del sentido humano y cristiano de la vida y de la muerte", por lo que recomendaron "promover una mayor profundización y formación de los sacerdotes y fieles en el conocimiento de los principios morales que guían la humanización de la enfermedad y la muerte". Sobre estas cuestiones, asegura el comunicado de Odisur para dejar ahí el asunto, "el magisterio de la Iglesia y el episcopado español se ha pronunciado en muchas ocasiones", por lo que "hay mucha documentación al respecto".

La nota evitó aludir expresamente al debate en torno a la ley de la Junta, aunque fuentes de Odisur aseguraron a este periódico que "tanto la norma como el debate que ha generado" están en el trasfondo del comunicado de los obispos, que sí cargaron contra la Junta y Gobierno central "por la política religiosa escolar". Los prelados la vieron "deteriorada", "en buena medida por anomalías causadas desde las administraciones públicas".

La Ley de Muerte Digna que prepara la Junta de Andalucía prohibirá a los profesionales el "encarnizamiento terapéutico" y a respetar las preferencias del enfermo en el tratamiento en el final de su vida. También garantizará que estos derechos se cumplan en los centros sanitarios privados, para lo que se fijan multas de hasta un millón de euros en el caso de que un médico contravenga alguno de estos preceptos.

Dos testamentos similares. Aunque la Iglesia ha atacado en diversas ocasiones aspectos recogidos en la Ley de Muerte Digna (como los cuidados paliativos) e incluso a la Junta por promoverla, el testamento vital que la Conferencia Episcopal Española (en su web: www.conferenciaepiscopal.es) propone a sus fieles tiene pocas diferencias respecto al contenido de la ley andaluza.

El documento propone expresar ciertas condiciones sobre el final de la vida o los tratamientos médicos a recibir el firmante "si llega el momento en que no pueda expresar" su voluntad. El texto pide que se eviten medios "desproporcionados" para prolongar la vida y, como la norma andaluza, rechaza la aplicación de la eutanasia activa. La postura que mostraron ayer los obispos resulta cuando menos llamativa después de la virulencia con que han atacado recientemente otras iniciativas de la política sanitaria de la Junta.

  • 1