lunes, 12 noviembre 2018
18:30
, última actualización
Local

Los oídos zumban por la crisis

Las consultas por problemas de acúfenos se disparan por culpa de la actual coyuntura económica.

el 02 jun 2012 / 19:40 h.

TAGS:


  • Ese molesto zumbido en el oído que puede usted tener no se cura con medicación. No es una enfermedad, sino un síntoma de que usted está demasiado estresado y su mente le está pidiendo a gritos un cambio radical de hábitos porque está colapsada. Ese continuo zumbido, denominado acúfeno, está las 24 horas del día en su cabeza y durante los últimos cuatro años ha experimentado tal subida que el 10% de la población española lo padece, y el 2% "de forma insoportable", confirma el jefe de la unidad de acúfenos de la clínica sevillana USP Sagrado Corazón, Miguel Ángel López Gonzalo.

    En esta unidad, una de las cuatro principales del país, reciben cada día a pacientes con este problema y, lógicamente, después de analizar y estudiar el oído, se llega a la conclusión de que el problema no es médico sino psicológico. "El estrés en España es muy alto, y también en los jóvenes. Actualmente el bachillerato es la etapa educativa en la que más estrés se genera", afirma el doctor. Esto se debe, según él, a que los jóvenes han dejado atrás la ESO, un ciclo de estudios "en el que pueden pasar de curso con suspensos" y ahora se enfrentan a un Bachillerato "en el que se encasillarán laboralmente para toda la vida. "Deben pasar la selectividad y todo ello les causa tanto estrés que muchos jóvenes de 15 y 16 años llegan a la consulta con el problema del acúfeno".

    Recientemente, narra el médico, llegó una chica de esta edad con el zumbido. La joven, explicó que estaba inmersa en plenos exámenes y sometida a la presión de obtener una nota alta para optar a la carrera deseada. "Los factores sociales presionan tanto que provocamos esta enfermedad en los jóvenes, que se debe a la intensa actividad cerebral. Todos los estudios que les hacemos demuestran que están completamente sanos. El acúfeno merma enormemente la calidad de la persona y la deja completamente inválida e impotente por culpa del zumbido que continua en el interior del oído".

    La solución para este mal ha de recorrer dos caminos, asegura el galeno: "Es necesario un tratamiento para las causas y otro para los síntomas". Para estos últimos, se puede instalar un enmascarador para que la persona no perciba el ruido "mientras se solucionan las causas, que es lo realmente importante", matiza el experto.

    Y para la primera, los tratamientos deben incidir plenamente en la conducta. "Lo más indicado para estos casos es la terapia cognitiva conductual. Por un lado, se intenta solucionar el problema social y si no, pues la actitud de la persona. Y con esto problema arreglado". Para ello, los médicos han de darles alternativas a estas personas tan estresadas. "Si son estudiantes, tener ayuda de un profesor particular o no intentar sacar todo el curso de golpe y con las máximas notas".

    También, continúa el doctor "se percibe que la gran mayoría de las patologías que llegan a la consulta vienen provocadas por condicionamientos sociales y por lo tanto los tratamientos han de ir en consonancia con ello". Y en el caso de que el paciente sea profesional, los perfiles psicológicos presentan varias características comunes:"Tienen un nivel de perfeccionismo muy elevado, presentan un algo grado de ansiedad, inestabilidad emocional y además, una cierta exclusión social. "Estas cuatro esquirlas las tienen las personas con los acúfenos más elevados. Por lo tanto, la solución pasa por solventar estos cuatro puntos y hay que explicarles que deben limarlos. Que se puede ser pefeccionista, pues claro, pero seguramente deba asumir que tiene que bajar el listón y además, dejar los problemas en el trabajo y no llevarlos a casa con la familia. Es necesario curar la conducta, que son las que provocan el acúfeno. Para eliminar el zumbido, no existe ninguna pastilla", matiza.

    Prevención. Para prevenir esta enfermedad, el doctor también recomienda a todas las personas que sepan "dónde tienen el límite ya que si lo superan, pueden tener el problema". En caso contrario aparecerá el acúfeno. Una vez superado, los pacientes reconocen cómo han experimento una mejora en su calidad de vida, aunque algunos continúen con algo de tratamiento sintomático.Según los datos que maneja el doctor de la clínica USP Sagrado Corazón, el 10% de la población española padece el problema . En el resto del mundo, los enfermos oscilan entre un 10% y 20% de la población, "un dato que refleja que la patología actualmente es emergente. Hay muchísima gente con el problema y se seguirá incrementando, como ha ocurrido en Estados y Alemania, según vaya avanzando la situación socio económica de cada país. En España, el problema cada año se va multiplicando por culpa de la situación y muchas personas no acuden al médico. Luego, cuando han pasado varios años resulta muy complicado solucionar el problema".

    • 1