Cofradías

Los ojos de la Aurora

el 14 abr 2012 / 11:13 h.

¿Y los estatutos? En la cúpula del Consejo empiezan a creer altamente improbable que las elecciones a la presidencia de San Gregorio puedan celebrarse en junio con los nuevos estatutos plenamente en vigor, como era su deseo. La asamblea que debe aprobar el nuevo marco estatutario ha ido demorando su celebración. Primero iba a señalarse en Cuaresma, luego antes de Feria y ahora ya se habla del mes de mayo. Las hermandades disponen hasta el lunes para realizar las últimas "sugerencias" al proyecto definitivo y el recurso presentado esta semana por la hermandad del Cachorro solitando la paralización del procedimiento de aprobación añade ahora nuevas interrogantes. Aunque la asamblea los validase en mayo, no habría el necesario tiempo de reposo y reflexión antes de las elecciones para que la autoridad eclesiástica termine ratificándolos. Una opción podría ser solicitar una prórroga y aplazar los comicios a septiembre, aunque cobra más fuerza la de mantener la elecciones en junio solicitando una dispensa a Palacio para que en ellas rija el sistema de listas cerradas.

"Progresa adecuadamente". Después de pasar el rubicón de la mitra, Rafael Medina sigue manteniendo viva su intención de presentarse a las elecciones al Consejo. El ex de la Estrella se fue el jueves de Pasión a ver al arzobispo para confesarle su pretensión de concurrir a las elecciones. Si buscaba su bendición, no la encontró. Aunque tampoco tuvo que oír la consabida admonición de Asenjo sobre la intrínseca maldad de las dobles candidaturas. Algo es algo. El arzobispo prefirió desinhibirse y mantener cierta distancia con un proceso electoral en el que por vez primera un presidente que aspira a la reelección se encontrará con un oponente en las urnas. El siguiente paso de Medina será nombrar un portavoz.

El caso de Vera-Cruz. La salida de Vera-Cruz con el Lignum Crucis no ha despertado la unanimidad del mundo cofradiero y prueba de ello es que este gesto de testimonio de fe sin imágenes no ha merecido siquiera una mención de los premios Demófilo. ¿Fue una estación de conformidad con las tradiciones sevillanas? Hasta en el Consejo, en Palacio y en la propia hermandad hay dudas de ello. Urge que la autoridad eclesiástica, bien por acción u omisión, legitime o desautorice esta singular manifestación pública de fe antes de que algún iluminado aproveche el precedente para interpretar las normas a su manera y veamos en años venideros otros extraños fenómenos de salida procesional.

Dudas. ¿Por qué una hermandad consulta hasta cinco partes diferentes y toma la determinación de salir acogiéndose a la más optimista de las previsiones? ¿Es reprobable que esa decisión se demore hasta dos horas y media sometiendo a los hermanos a un agotador compás de espera?

A paso de mudá. Uno: Escuchado en el Barrio León: "Insiste, por favor, en que el Arzobispado nada tuvo que ver en nuestra decisión de regresar el Domingo de Resurrección sin música". Dos: ¿Qué hermandad ha comenzado a gestar para el año que viene la reforma y ampliación de su paso de Cristo a fin de acrecentar sus proporciones? Y tres: Manuel García ya se recupera en el hospital de la dura intervención a la que ha sido sometido esta semana. El temperamento del hermano mayor macareno le hizo posponer el paso por el quirófano hasta que la Esperanza estuviera de vuelta. En el atrio se le echa en falta.
gpalas@correoandalucia.es

  • 1