Local

Los pacientes con infartos cerebrales serán recuperados con células madre

El Hospital Virgen del Rocío está trabajando actualmente en un ensayo clínico "pionero" al tratar con células madre de la médula ósea a pacientes que padecen ictus graves (infarto cerebral). Sólo en este hospital se atienden cada año en urgencias a 1.200 pacientes con este problema. (Foto: El Correo).

el 15 sep 2009 / 03:11 h.

TAGS:

El Hospital Virgen del Rocío está trabajando actualmente en un ensayo clínico "pionero" al tratar con células madre de la médula ósea a pacientes que padecen ictus graves (infarto cerebral). Sólo en este hospital se atienden cada año en urgencias a 1.200 pacientes con este problema.

Este trabajo tiene por objeto conseguir una mayor recuperación del enfermo de ictus grave mediante la regeneración del cerebro y la mejora de la circulación cerebral provocado por el efecto de las células madre.

En este ensayo clínico se utilizan células madre procedentes del propio paciente, por lo que se evita la posibilidad de rechazo, según informó el hospital. El trabajo lleva por título Estudio abierto con evaluador ciego de la eficacia de las células mononucleares autólogas de médula ósea en la regeneración celular en pacientes con ictus isquémico agudo ACM (Arteria Cerebral Media).

El ictus o infarto cerebral aparece cuando se altera el flujo de sangre hacia el cerebro, debido a que un coágulo bloquee u obstruya un vaso sanguíneo del cerebro (lo más frecuente) o por la ruptura y sangrado de un vaso sanguíneo dentro del cerebro. En ese momento, un área del cerebro comienza a dañarse al dejar de recibir el oxígeno y los nutrientes que necesita para funcionar.

Los efectos de un ictus pueden variar desde leves hasta severos y suelen provocar síntomas bruscos de adormecimiento o debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar, entender, caminar o ver, mareo y dolor de cabeza severo.

Sólo en el área de hospitalaria del Virgen del Rocío, más de 7.000 personas padecen en la actualidad las consecuencias de un ictus y, cada año, unos 1.200 habitantes son atendidos en urgencias con un ictus agudo.

En estos casos, la atención inmediata puede salvar la vida del enfermo y aumentar la probabilidad de una recuperación exitosa. El plazo máximo para iniciar el tratamiento a los pacientes con un ictus es de tres horas, periodo que podría ampliarse mediante técnicas muy novedosas, como practicar un cateterismo para acceder al vaso ocluido y abrirlo con tratamiento directo sobre el trombo.

  • 1