Local

Los pacientes esperan 44 días de media para ser intervenidos

Son 18 días menos que en el resto de España y no llega ni a la mitad de lo garantizado por la Junta

el 20 jul 2011 / 20:39 h.

TAGS:

El Sistema Andaluz de Salud estabiliza las listas de espera y cumple con creces el compromiso que por Decreto 209/2001 establece la Junta de Andalucía como tiempo máximo de espera. Para intervenciones más frecuentes el límite es de 120 días, siendo el tiempo promedio actual de respuesta quirúrgica de 44 días, 18 menos que en el resto de comunidades autónomas. Actualmente son 51.779 pacientes los que esperan a ser intervenidos y ninguno apura los días dispuestos como máximo por ley.

 

Así lo constató ayer la consejera de Salud, María Jesús Montero, que presentó los datos sobre los tiempos máximos de respuesta asistencial en Andalucía hasta el 30 de junio de 2011. En concreto, son 71 intervenciones quirúrgicas -las más comunes- las que están sujetas a un tiempo máximo de 120 días.
Así, para operaciones de catarata el paciente espera en Andalucía una media de 41 días en 2011 (frente a los 60 del Sistena Nacional de Salud en 2010) y 49 para prótesis de cadera (86). Cádiz es la provincia que menor tiempo de espera presenta con 38 días y Granada la que más, con 52.

Con respecto al resto de procedimientos quirúrgicos, un total de 700 están incluídos en el decreto con un tiempo de demora máximo de 180 días, situándose en 54 el promedio actual que oscila entre las provincias de Jaén con 45 días y Granada con 58.

En cuanto a las consultas externas, el plazo para asistir al especialista, de los 60 días que garantiza la Junta, el tiempo medio de espera es de 41 días, un margen que solo supera las especialidades de Oftalmología (45), Neurología (45) y Traumatología (46). Un total de 198.440 andaluces están inscritos en el registro de esta demanda.

Finalmente en lo que respecta a pruebas diagnósticas, el plazo se mantiene en 18 días siendo 30 el máximo que dispone la Junta en el sistema de garantías.
La respuesta asistencial manteniendo las garantías suponen, según la consejera, "una respuesta óptima gracias al gran esfuerzo de los profesionales de los centros sanitarios".

Montero se refirió además a la puesta en marcha del copago sanitario en Italia, medida que volvió a rechazar "rotundamente, puesto que la Justicia no debe permitir que el enfermo pague por ser atendido". Asimismo, la titular de Salud apuntó tres razones para defender su postura: el copago no permitiría una fuente de ingresos adicional, tampoco supondría una menor frecuentación de los servicios y, por último, el poner trabas al paciente para que vaya a consulta favorecería que cuando éste acudiese la enfermedad estuviera ya avanzada, lo cual tendría un tratamiento más largo y costoso, según la consejera.

"Esto también es importante decirlo, ya que la medicina de prevención que se hace en nuestros centros sanitarios favorece el que el sistema sanitario público sea sostenible y no una carga", aseguró. Y es que precisamente hoy se celebra el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para analizar con las comunidades autónomas la sostenibilidad del sistema y para la que Montero apostó por un aumento de los recursos públicos destinados a salud derivando fondos finalistas a la sanidad.

  • 1