Local

Los pacientes prefieren los médicos de la sanidad pública y el confort de la privada

Cuatro de cada diez andaluces con seguro privado acuden a un hospital público ante un problema grave de salud.

el 21 may 2011 / 18:04 h.

TAGS:

Operación quirúrgica.

Los pacientes andaluces confían más en los medios y personal médico de la sanidad pública y por ello, ante un problema grave de salud, cuatro de cada diez usuarios que tienen contratados seguros privados acuden al Servicio Andaluz de Salud (SAS) frente a tres de cada diez que optan por los hospitales o clínicas privadas. Sin embargo, reconocen que en éstos reciben un trato mejor -incluso que tienen mejores enfermeras- y mayores comodidades.

Son los resultados de un estudio encargado por la Asociación de Empresas Sanitarias de Prestación Asistencial de Andalucía (Aespaa) y subvencionado por la Consejería de Salud, realizado por la empresa especializada en servicios de sanidad privada Aliad entre 925 usuarios de 17 centros privados de las provincias de Sevilla, Málaga, Almería, Granada, Córdoba y Granada. Los encuestados eran pacientes de estos centros bien por tener seguros privados (puros o a través de Muface y otras compañías) o por haber sido derivados desde el SAS a hospitales y clínicas con las que el sistema público tiene conciertos (el 23,6% de los sondeados).

El estudio, realizado entre el 26 de abril y el 10 de mayo de este año, también incluye los datos recabados a 24 directivos de estos centros.

El 45,9% de los pacientes encuestados reconocen ir a la sanidad privada con más frecuencia que a la pública, un 37,8% más a la pública que a la privada y un 14,6% a ambas por igual. Sin embargo, ante un problema grave de salud, el 41,5% asegura que irían antes a un centro público frente al 31,1% que optaría por uno privado, mientras que el 22,1% acudiría a cualquiera de ellos indistintamente.

La percepción de los directivos, sin embargo, es que esta opción mixta sería la mayoritaria.

Las razones para la elección de uno u otro dejan claro que los usuarios confían más en los medios y la capacidad de los facultativos de los centros públicos.

No obstante, estos usuarios le dan a los centros privados una nota media de 7,05, superior al que el Barómetro Sanitario de Andalucía concedió hace unos meses al SAS, con un 6,53. Sólo un 1,5% de los usuarios de las clínicas las suspenden y casi siete de cada diez recomendaría "siempre" el hospital privado.

Quizá porque valoran más el trato recibido en los privados, la comodidad de sus instalaciones y la formación del personal de enfermería, además de la información que facilitan al paciente o aspectos como el confort de las habitaciones, un punto en el que el 85,6% de los pacientes prefiere las clínicas privadas. Este aspecto de la comodidad, junto con la rapidez en la atención, son las ventajas de la atención privada que más unanimidad suscitan entre los usuarios respecto a la sanidad pública andaluza.

Un modelo sanitario del que la encuesta no resalta el volumen de reclamaciones de los pacientes, quizá porque la mayor parte de los enfermos o familiares, si ve algo que no les gusta, no protesta: comenta su queja verbal y personalmente al personal del hospital. Una minoría deja directamente de asistir a la clínica, algo que los autores de la encuesta consideran importante: "el paciente no suele expresar por escrito sus insatisfacciones, pero sí las expresará a terceros o decidirá no volver a la clínica".

A la hora de escoger entre varios hospitales privados, sin embargo, los usuarios escogen la cercanía al domicilio y la calidad o el prestigio del centro, frente a la confianza en el personal médico, que es el motivo mayoritario esgrimido por los directivos de estos centros sanitarios para diferenciar su oferta de la competencia.

Los andaluces más fieles a la sanidad pública son los gaditanos y granadinos, con porcentajes inferiores al 5% de asistencia a la sanidad privada, un abismo frente a otras provincias en las que este porcentaje fluctúa entre el 55 y el 65%, según los datos de la encuesta de Aespaa. Por contra, los malagueños -con un porcentaje del 71%- se decantan por la sanidad privada ante un problema de salud grave, al contrario que el resto de los andaluces, que sólo optarían por esta opción en el 30% de los casos como mucho.

Como conclusiones, el estudio extrae que Málaga es "la única provincia donde se valora mejor la sanidad privada frente a la pública en todos los parámetros analizados, como cabría esperar por la alta presencia de la sanidad privada" en esta demarcación.

En Sevilla, la otra provincia de fuerte implantación del modelo sanitario de pago, "no han calado todavía en el paciente privado" los resultados positivos de la sanidad privada en aspectos como la tecnología y los medios.

Andalucía supone el 20% de la sanidad privada y de la población de España. Si no pueden extrapolarse los resultados de esta encuesta al conjunto del país, los autores del estudio sí destacan que resultan "muy significativos para orientar" sobre los resultados de una encuesta similar sobre todo el territorio nacional, con la excepción de Cataluña "por las diferentes características de su sistema sanitario".

  • 1